Local

Torrijos seguirá como concejal y candidato con el apoyo de IU

«Estoy convencido de mi inocencia», afirma tras su imputación en el caso Merca

el 08 abr 2011 / 09:04 h.

TAGS:

Con rostro serio, solo y ante decenas de micrófonos, Antonio Rodrigo Torrijos tuvo que admitir ayer la paradójica situación que había producido el auto de Mercedes Alaya, en el que formalizaba su imputación en el caso Mercasevilla en la rama de la supuesta venta fraudulenta de los terrenos . Mientras el coordinador general de su federación, Cayo Lara, y los principales cabezas de lista para las elecciones municipales suscribían en Madrid un "compromiso ético" que abogaba por la dimisión de cualquier cargo imputado, él, referente del gobierno más relevante en el que participa IU, se encontraba en su despacho de la primera tenencia de Alcaldía dando explicaciones por una imputación y justificando su continuidad como número dos del Consistorio y como candidato. Era el reflejo de horas de conversaciones y reflexiones de las que IU extrajo una conclusión, avalada ayer por su coordinador regional, Diego Valderas: su caso debe ser considerado como una situación excepcional no sujeta a este acuerdo interno y se debía mantener la campaña, aunque fuera con un pesado lastre judicial.

Tras conocer su imputación el jueves, el consejo local de IU lanzó un comunicado apoyando a su candidato y su actuación. Era la hoja de ruta, el guión al que se aferró Torrijos en una comparecencia pactada entre las direcciones local y regional de IU para buscar una salida a una situación crítica que trascendía del ámbito municipal. "Afirmo con firmeza mi inocencia. Se ha discutido sobre si iría como testigo o imputado y su señoría se ha inclinado por lo segundo. Quiero pensar que para respetar mis derechos. Me preocupa como demócrata el juicio paralelo al que estoy sometido, cuando la decisión que tomé en Mercasevilla fue ir en contra de la especulación y a favor del acceso a la vivienda con precio justo".

Pero la respuesta que Torrijos debía dar, la que IU optó por omitir el jueves hasta que su candidato hablara, era si iba o no a dimitir. Si iba a continuar como primer teniente de alcalde imputado y si iba a concurrir a las elecciones municipales con esa condición y con el lastre que supone su implicación en la investigación del mayor caso de corrupción en Sevilla. Su respuesta fue tajante. "No voy a dimitir porque estoy convencido de mi inocencia".

Pero entonces, ¿qué hay de los estatutos de IU y del compromiso firmado ayer mismo -al que acudió su portavoz adjunto José Manuel García- para que cualquier cargo imputado dimitiera? "Comparto y suscribo -respondió Torrijos- la literalidad de ese manifiesto. Pero mi caso no se incluye ahí. El concurso es una figura legal y contrastada y fue un acuerdo del consejo de administración de Mercasevilla respaldada por todos los partidos". Torrijos no aclaró más. Invitó a una lectura del manifiesto. Éste recoge el siguiente acuerdo en su artículo 8: "Asumir las responsabilidades políticas a que hubiere lugar en casos de corrupción con dimisión cautelar de cargos públicos en caso de imputación y procesamiento por delitos de corrupción política o urbanística".

"El caso no encaja en estos conceptos -subrayan desde IU-, no es una imputación por corrupción urbanística, no se ha llevado dinero ni hay un enriquecimiento". De momento, lo que hay es un auto. Y éste sólo plantea la "responsabilidad y participación activa" de Torrijos en los asuntos de la unidad alimentaria y en el proceso de adjudicación de los terrenos -abogó por el concurso público y se le señala como partidario de la cláusula de limitación al alza-; y vincula su imputación a la demanda por delito societario de los mayoristas de frutas que denuncian un perjuicio económico.

Pero al mismo tiempo, la empresa, que estuvo controlada políticamente por Torrijos, tiene ya cuatro causas judiciales abiertas. El candidato de IU llegará a las elecciones implicado en una de ellas, aunque sea con un auto que ayer aún no le habían notificado. El coste político es inevitable. "Hace mucho tiempo que se viene trabajando en la ciudad con múltiples iniciativas. Desde 2007 estamos sometidos a una campaña de injurias", apuntó Torrijos, quien no obstante eludió incluir a la juez Alaya en esa campaña o criticar su actuación y la coincidencia de su imputación con la precampaña. Esa línea le corresponde a la federación.

Ésta le dio un apoyo expreso a nivel regional. "Torrijos está imputado por luchar contra la especulación. Los corruptos deben estar fuera de la política, pero este no es un caso de corrupción, sino todo lo contrario. El nombre que se pretende manchar quedará limpio", apuntó Diego Valderas quien defendió la candidatura de Torrijos. Menos claro fue el federal. "Es un caso serio -apuntó Cayo Lara- pero es pronto para emitir un juicio con solvencia. Se resolverá lo antes posible pero hay confianza en la honestidad de sus cargos". Ni una palabra sobre posibles dimisiones.

  • 1