Local

Torturado "con saña" tras ocho días de secuestro en Manilva

La Policía asegura que nunca había visto “nada igual” en su carrera

el 29 jul 2010 / 19:06 h.

TAGS:

Pepe León y Manuel Castaño.

Los policías nacionales que participaron en la liberación de un ciudadano polaco secuestrado durante ocho días en un chalé de Manilva (Málaga) han confesado que en su carrera profesional nunca habían visto "nada igual", ya que el hombre había sido torturado con saña durante todo su cautiverio.

Así lo explicó el comisario Serafín Castro, jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía Nacional (UDEV), que relató el "lamentable estado" del hombre en el momento en el que fue liberado. Los agentes lo encontraron semidesnudo y tirado en el suelo, amordazado, con los ojos vendados y atado con cuerdas a la estructura de una cama. Además, presentaba golpes y magulladuras por todo el cuerpo y estaba completamente desorientado, incapaz de hablar y, posiblemente, drogado. Durante los ocho días de cautiverio, sus captores se ensañaron sin pausa con el secuestrado. Le quemaron la piel con mecheros, le desgarraron la carne de diversas partes del cuerpo con unas tenazas y le provocaron profundas erosiones en el espacio entre los dedos de los pies y las manos, utilizando cordones, sedales y alambres, causándole terribles dolores.

El responsable de la UDEV confirmó que el hombre, conocido como El Gordo, había contraído una deuda de unos 20.000 euros con sus captores, miembros de una banda del crimen organizado de origen polaco, que ya estaba siendo investigada por la policía de aquel país. Al parecer, El Gordo se comprometió con este grupo criminal a trasladar ese dinero a Polonia, aunque antes de emprender el viaje dejó los 20.000 euros en su casa y el dinero desapareció.

El inicio de la investigación se produjo tras un aviso de la policía polaca, que había tenido conocimiento del secuestro en España de un ciudadano polaco, investigado por crimen organizado. A raíz de esta alerta, la Policía Nacional consiguió localizar tres viviendas en la provincia de Málaga, en una de las cuales se encontraba retenido el hombre, de 39 años, y sin antecedentes en España. El cautiverio terminó en la madrugada del pasado sábado día 24, cuando los agentes lograron ubicar exactamente la vivienda donde permanecía secuestrado el ciudadano polaco, un chalet de Punta Chullera de Manilva, momento en el que especialistas del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental asaltaron la vivienda y detuvieron a cuatro personas, una de nacionalidad alemana y tres de origen polaco. Durante la operación, se intervinieron más de cuatro kilos de hachís, casi 7.000 euros, ordenadores personales, una decena de teléfonos móviles, documentación falsa y material para atar y amordazar al secuestrado.

Otro secuestro. En otra operación, cuatro hombres fueron detenidos por la Policía Nacional de Granada después de que secuestraran a otro individuo para reclamarle que pagara la deuda que un familiar suyo había contraído con ellos. Estos cuatro hombres se personaron hace un mes en la vivienda de la víctima, situada en la zona Norte de la capital, reclamándole que pagara la deuda de su familiar aunque, al no conocer los hechos, lo sacaron de su domicilio amenazándole con un arma de fuego y le retuvieron varias horas. Durante el secuestro, los arrestados le amenazaron a él y a su familia para que pagara la deuda, aunque en un descuido la víctima puedo escaparse y se dirigió a la Comisaría para poner la denuncia, informó ayer la Policía Nacional en un comunicado.

Sin embargo, hace unos días, no conformes con haber raptado a una persona, estos mismos individuos fueron de nuevo a la casa de la víctima y volvieron a amenazarle, causándole daños en la puerta y en mobiliario de la vivienda. Por suerte, la llegada de los agentes propició la detención y, tras ser identificados, fueron detenidos y trasladados a dependencias policiales donde el grupo de homicidios de la Policía Judicial se hizo cargo de las gestiones a la espera de su pase a disposición judicial.

  • 1