Trabajadoras de la residencia asistencial de Morón se movilizan tras recibir «represalias»

Reclaman el abono de las pagas extra que les adeuda el centro, concertado por la Junta

el 16 jul 2014 / 23:55 h.

Las trabajadoras se concentraron el martes en Morón. Foto: María Montiel Las trabajadoras se concentraron el martes en Morón. Foto: María Montiel Las trabajadoras de la residencia de mayores concertada por la Junta de Andalucía en el municipio sevillano de Morón de la Frontera, la Residencia Asistencial Morón, iniciaban el pasado martes una serie de movilizaciones con el objetivo de denunciar las «represalias» que, al parecer, están sufriendo tras reclamar el abono de las pagas extra que se les adeudan desde el centro. No obstante, ellas reconocen que ya tenían problemas desde el año 2011. Según relataban, los hechos comenzaron en octubre del pasado 2013 cuando 15 de las 25 trabajadoras que componen la plantilla reclamaron formalmente las pagas extraordinarias que les pertenecían. Fue entonces cuando comenzó su calvario, con una serie de represalias «como reducción de la jornada laboral, reducción salarial, cambio de turnos sin avisos e incluso con horarios ilegales que no respetaban el convenio», reseñó Ana Sánchez, portavoz de las trabajadoras. De esta forma, fue en febrero cuando decidieron organizarse y crear un comité de empresa, un hecho que desencadenó «el inicio de los despidos para evitar que hubiese un enlace sindical». Y a pesar de que siempre les han alegado motivos económicos para justificarlos, «han comenzado a contratar personal nuevo, el cual ha sido favorecido con mejores contratos de trabajo y mejores turnos». Un drama que están viviendo estas trabajadoras que llevaban en plantilla más de diez años. La última en ser despedida ha sido Rocío Velasco, quien firmaba su carta el pasado lunes. Sin embargo, no solo les han coaccionado mediante despidos, la reducción de horas también «es una práctica habitual» por parte de la empresa. Ejemplo de ello es el caso de una de las empleadas, de profesión enfermera, quien ha visto cómo su contrato mermaba poco a poco hasta quedarse con tan solo una hora de trabajo, «mientras era empleado otro enfermero para realizar las mismas tareas».

  • 1