Local

Trabajadores del Distrito Sanitario Sevilla se encierran en el centro en protesta por las 37,5 horas semanales

Unos 40 empleados y sindicalistas han entrado al despacho de la gerente, situado en las instalaciones del antiguo Hospital  Militar Vigil de Quiñones.

el 17 oct 2012 / 10:13 h.

TAGS:

Alrededor de unos 40 trabajadores del Distrito Sanitario Sevilla, así como dirigentes de los sindicatos SATSE, CCOO, UGT, CSIF, USAE y CGT han irrumpido sobre las 9,30 horas de este miércoles en el despacho de la gerente de este distrito, María Angeles Tarilonte, en protesta por la aplicación "de forma unilateral" de las 37,5 horas semanales.

Se da la circunstancia de que en las últimas semanas son numerosas las protestas y encierros, ya sean de 24 horas como indefinidos, que se están llevando a cabo en hospitales y centros asistenciales de la comunidad ante "la falta de negociación para establecer unos criterios homogéneos" en cuanto a la aplicación del incremento de las 2,5 horas semanales para todo el sistema sanitario público andaluz.

De hecho, éste es uno de los principales motivos por los que los sindicatos están manteniendo diversas protestas, ya que critican que dicho incremento de horas "se hace como jornada laboral ordinaria, pero en realidad son turnos de guardia, como los sábados".

Fuentes de estos sindicatos consultadas por Europa Press han señalado que ésta última protesta "se prolongará hasta el mediodía", toda vez que han explicado que el motivo por el que estos trabajadores han entrado al despacho de la gerente del Distrito Sanitario Sevilla, situado en las instalaciones del antiguo Hospital Militar Vigil de Quiñones, se debe a que en este centro "ya han modificando la jornada ordinaria de dicho distrito, obligando a trabajar los sábados como jornada ordinaria".

Por ello se han mostrado contrarios a que, "además de los recortes llevados a cabo en materia de contratación", se lleve a cabo ahora trabajos los sábados como jornada ordinaria; prolongar jornadas realizando la misma tarea "y dejando exhaustos a los trabajadores", y crear "bolsas de horas" para disponer del trabajador "en cualquier momento".

Del mismo modo, han denunciado que, "fruto de la aplicación abusiva y sin negociación de las 37,5 horas", la administración pretende ahora "usar esas horas para despedir o no sustituir". Finalmente, ha vuelto a criticar "la precarización de los eventuales al 75 por ciento de su jornada laboral".

  • 1