Local

Trabajo a marchas forzadas en Pureza

En la capilla de los Marineros se trabaja a marchas forzadas para que las obras de ampliación del templo culminen a finales de año. El 15 de diciembre es la fecha fijada en el contrato para la entrega de la obra civil. La contratista, la empresa Consilium D.I.C., ha dispuesto turnos dobles de trabajo para acelerar la obra.

el 16 sep 2009 / 07:40 h.

TAGS:

En la capilla de los Marineros se trabaja a marchas forzadas para que las obras de ampliación del templo culminen a finales de año. El 15 de diciembre es la fecha fijada en el contrato para la entrega de la obra civil. La contratista, la empresa Consilium D.I.C., ha dispuesto turnos dobles de trabajo para acelerar la obra.

La hermandad de la Esperanza de Triana empieza a vislumbrar en el horizonte la culminación de un viejo anhelo: la conclusión del proyecto de rehabilitación y reforma de la capilla de los Marineros, cuyas obras han entrado en la recta final. Desde el pasado mes de mayo es la empresa Consilium D.I.C. la encargada de culminar las fases 2 y 3 de la obra, después de que la anterior concesionaria, Reifs, presentara en marzo solicitud de concurso de acreedores. A pesar de este último contratiempo, la hermandad ha querido mantener el objetivo de finalizar las obras a finales de año, de ahí que la fecha fijada en el contrato para la entrega de la obra civil sea la del próximo 15 de diciembre. Para cumplir con el calendario acordado, la contratista ha dispuesto jornadas de trabajo en doble turno, según indica el hermano mayor de la Esperanza de Triana, Adolfo Vela.

A partir del 15 de diciembre, con los albañiles fuera ya de la capilla, la hermandad dispondrá de casi tres meses para proceder al montaje de los retablos y amueblar el templo y las dependencias, de manera que las imágenes titulares -que provisionalmente reciben culto en Santa Ana- puedan regresar a la calle Pureza el lunes 15 de marzo de 2010, un día después de la finalización del septenario en honor a la dolorosa, para ya permanecer en casa de manera definitiva.

De cumplirse estos plazos, las obras de ampliación de la capilla de la Esperanza de Triana, iniciadas en octubre de 2003, habrán acumulado un retraso cercano a los cuatro años, toda vez que la fecha inicial prevista para su conclusión era la del mes de junio de 2006.

Una vez culminado el proyecto de reforma y ampliación del templo, consistente en anexionar a la capilla las casas colindantes hasta convertirla en una iglesia de tres naves, la sede canónica de la Esperanza de Triana incrementará sensiblemente su capacidad, pasando de un aforo de 150 personas a poder acoger más de 400. En total, según estima el hermano mayor, las obras de ampliación habrán supuesto una inversión cercana a los 4 millones de euros, si bien, la cantidad que habrá de desembolsar la hermandad será ligeramente inferior toda vez que se han logrado varias subvenciones y hay otras en curso. Así, Adolfo Vela recuerda que la Gerencia de Urbanismo colaborará con las obras aportando una cantidad global de 275.000 euros para la nueva capilla y el Centro de Apoyo Infantil Esperanza de Triana.

Además, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía también ha comprometido una subvención para la restauración del retablo mayor de la capilla de los Marineros. En razón de los acuerdos adoptados entre la consejería y la hermandad, la Dirección General de Bienes Culturales asumirá los pagos del desmontaje, traslado, guarda y custodia del retablo, así como del desarrollo del proyecto de restauración.

El hermano mayor de la cofradía trianera señala que se ha realizado una pequeña modificación del proyecto con el fin de dotar al Centro de Apoyo Infantil Esperanza de Triana de unas dependencias propias. Las nuevas instalaciones, diseñadas en doble planta y con numerosos despachos y aulas, se localizarán a los pies de la nave del Cristo que, de esta forma, no tendrá la misma longitud que la nave central del templo, donde recibirá culto la dolorosa.

Otra de las novedades que aportarán estas obras será la instalación de sendos sistemas de seguridad en el camarín del Cristo de las Tres Caídas y en el retablo de la Virgen de la Esperanza, lo que mantendrá a salvo a las imágenes de posibles incendios y actos vandálicos.

Los dos retablos, el del Cristo y el de la dolorosa, estarán comunicados interiormente, si bien los sistemas de protección de ambas tallas serán diferentes. En el caso de la imagen del Nazareno, el sistema desplazará al Cristo hacia atrás para luego cerrarse, blindado así a la imagen ante cualquier peligro. En el caso de la Virgen, el sistema consiste en un ascensor que traslada la imagen hacia abajo con peana incluida.

  • 1