Cultura

Tradición jonda en Juan de Juan

El bailaor Juan de Juan presentó su nuevo trabajo en la Mistela de Los Palacios el pasado viernes.

el 30 oct 2010 / 18:25 h.

El bailaor sevillano Juan de Juan -recriado en Morón de la Frontera y afincado en Los Molares- presentó la noche del pasado viernes su espectáculo Tradición flamenca en el Festival de la Mistela, de Los Palacios y Villafranca, ante un público algo frío que, curiosamente, al final de la obra se puso en pie y aplaudió con fuerza el efectismo y, por qué no, la flamenquería del joven artista.

Su nueva obra es muy flamenca, sencilla, sin grandes alardes escenográficos, sólo con dos cantaores y un guitarrista, cuatro barriles, sin argumento y basada en los palos más tradicionales.

Comenzó con tonás, para continuar con seguiriyas, en las que abusó un poco de los giros, con pérdida de equilibrio y hasta de posición sobre el escenario. Para hacer eso hace falta una gran técnica dancística y Juan de Juan no la tiene. Tiene facultades para bailar bien el flamenco y la verdad es que hizo cosas muy buenas en las cantiñas, el baile donde más se paró y movió los brazos con arte.

Existe la creencia de que el baile de hombre es sólo de pies, y Juan de Juan los tiene veloces y da siempre la pataíta con una gran contundencia, como el maestro Canales, su mentor. Pero es sólo una creencia. Los brazos son fundamentales en la estética del baile flamenco, sin distinción de sexos, como nos demostraron Alejandro Vega o El Mimbre, entre otros.

Juan de Juan los utiliza poco, pero en las cantiñas y en la posterior soleá dibujó algunas posturas muy flamencas, siempre sintiéndose arropado por dos excelentes voces, las de El Pulga y El Londro.

Fueron sus mejores bailes, en los que más y mejor nos demostró de lo que es capaz. Mejoraría mucho su estilo si no abusara tanto, como hemos expuesto, de los giros mal hechos, si se parara un poco y, sobre todo, si dejara algunos efectismos, que sólo le sirven para ganarse al aficionado poco exigente.

  • 1