sábado, 16 febrero 2019
13:59
, última actualización
Local

Traficaban droga en motos de agua

el 10 jun 2010 / 11:54 h.

TAGS:

Una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Agencia  Tributaria ha permitido desarticular una red de narcotraficantes que  utilizaba un método inédito para arrastrar fardos de hachís hasta la  costa española, basado en emplear buzos y motos de agua y que  calificó como "el infalible".

Según informó la Policía, el cargamento, procedente de Marruecos,  era fondeado y anclado por los proveedores de la droga a unos 20  metros de profundidad en unas coordenadas previamente acordadas. La  parte española de la organización marcaba el punto con una boya y un  buceador, provisto de un equipo de respiración autónoma, se sumergía  y amarraba con un cabo los fardos a una moto acuática para llevarlos  hasta las proximidades de la orilla.  

La operación se ha saldado con ocho detenidos en Málaga y la  incautación de 1.158 kilos de hachís, 700 de ellos recuperados del  fondo del mar en las proximidades de la playa del Saladillo, en la  localidad malagueña de Estepona.  

Las pesquisas realizadas por los especialistas en la lucha contra  el tráfico de estupefacientes permitieron descubrir el funcionamiento  de la organización, que adquiría el hachís en Marruecos y, a través  de diversos colaboradores, captaba a sus clientes mientras obtenía  los vehículos y la infraestructura necesaria para el transporte de la  droga.

'EL INFALIBLE'

El 'modus operandi' de la banda consistía en el fondeo, buceo y  arrastre de la droga hasta la costa, método que los detenidos  llamaban "el infalible". Una vez obtenida la partida de  estupefaciente en Marruecos, la transportaban a través de una  embarcación semirrígida hasta un punto concreto frente a la costa  malagueña.

En el lugar concertado, fondeaba la sustancia estupefaciente a  unos 20 metros de profundidad. Los diferentes fardos eran enlazados  entre sí mediante cabos y anclados al fondo marino. Posteriormente,  la rama española de la organización se desplazaba al lugar de fondeo  en una embarcación neumática de pequeñas dimensiones para que un buzo  se sumergiera para localizar los fardos y marcar mediante una boya el  lugar donde se encontraban.

Al día siguiente y a plena luz del día, enviaban a este punto  balizado con la boya a una pequeña embarcación de un solo motor, así  como a una moto acuática, para proceder a arrastrar la droga  sumergida hasta pocos metros de la playa.  

Entonces, la moto de agua realizaba una contravigilancia de la  zona de playa donde estaba fondeada la droga y, cuando constaba que  no existía vigilancia policial, se acercaba la embarcación con el  buzo que procedía a enganchar la droga a la moto náutica a través de  un cabo. De este modo, la moto de agua arrastraba la droga bajo el  agua y la acercaba hasta unos 10 metros de la playa donde la  esperaban el resto de miembros de la organización.

No era hasta las primeras horas de la noche cuando los acusados  tiraban con un todoterreno del cabo con el que iban atados los fardos  de droga y sacarlos a la superficie. Finalmente, eran cargados en  furgonetas y trasladados a los clientes.

OPERACION FALLIDA

Los investigadores averiguaron que el grupo había fondeado una  cantidad importante de droga en unas coordenadas cercanas a la playa  de Benamara de la localidad de Estepona (Málaga) y que había  procedido a sacar parte de la misma a su lugar de almacenaje.

Tras establecer un dispositivo de vigilancia, detectaron un  vehículo monovolumen que abandonaba la zona. Los agentes lo  interceptaron en la A-7, salida de Málaga dirección Granada, y  detuvieron a su conductor. El automóvil escondía 458 kilogramos de  hachís repartidos en doce bolsas de basura.

La organización no se percató de la incautación de la partida de  hachís y decidió arrastrar el resto de droga, que tenía fondeada y  balizada en la playa de Benamara, hasta la playa del Saladillo, donde  esperaban parte de los miembros del grupo.  

En ese momento se ordenó el arresto del resto de  narcotraficantes. Posteriormente, mediante los buzos y la tripulación  de la patrullera de la Agencia Tributaria, se logró determinar el  lugar de fondeo y se recuperaron diez fardos de hachís unidos entre  sí, de unos 70 kilogramos cada uno.  

La operación ha sido realizada por agentes del Grupo de Respuesta  Especial al Crimen Organizado (GRECO) Costa del Sol y el Grupo XII de  la UDYCO Central, de la Comisaría General de Policía Judicial, junto  con la Agencia Tributaria.

  • 1