Local

Tráfico de opiniones en el Centro

Residentes, trabajadores y paseantes expresan su división ante la inminente libertad de acceso devehículos

el 26 jul 2011 / 20:24 h.

TAGS:

En los últimos días, todos los frentes se han pronunciado: partidos políticos, empresarios y asociaciones de toda índole, desde ecologistas y ciclistas hasta patinadores y usuarios de perros guía. Sólo faltaban ellos, los que viven los efectos, buenos y malos, de la circulación en el Centro, de las cámaras, de los atascos... Los que van más allá de los intereses de su asociación para contar lo que les ocurre a ellos en propia piel.

Esta particular radiografía del Centro empieza por la calle Baños. Manuel Ignacio García, que regenta el bar Marigalante, da la batalla por perdida: "Aquí siempre hay atasco, con cámaras o sin ellas, porque ésta es la entrada principal del parking de El Corte Inglés. Con el Plan Centro no se han notado ni más ni menos coches ... Esto es la calle Baños". Incluso en pleno mes de julio, la circulación es constante, aunque sin llegar a formarse ningún embotellamiento. En septiembre, eso sí, la cosa cambia. Manuel Flores lo sabe bien.

Manuel trabaja en la frutería de esta calle y tiene una retahíla de anécdotas para describir este "infierno". "Me acuerdo de una vez que un autobús de viajeros iba para el Hotel América y cogió por esta calle. ¡Imagínate! Se quedó atascado en la intersección con la calle Teodosio ¡y se llevó un balcón por delante!". Manuel está a favor de que el Plan se derogue. Dice que no es la solución, que no ha podido sacar la autorización para descargar la mercancía y que incluso algunos proveedores han dejado de trabajar con él por la amenaza de multas. "No han pensado en el pequeño comercio", sentencia.

De la calle Baños llegamos a la Plaza de la Gavidia, donde Juan López, que trabaja por la zona, asegura que el tráfico "sigue muy mal". Más que de las cámaras, que poco le afectan, Juan se queja de los atascos en las inmediaciones de la plaza:"Lo que se debería controlar es el humo de los tubos de escape, que es horroroso. Tanto que dice el Gobierno que protegen la salud de las personas y el medio ambiente, ¿y esto qué?".

Para soluciones, y radicales, está José Luis, vecino de la calle de Jesús del Gran Poder. "Yo lo que quiero es un Centro que sea entero peatonal... Siempre que no haga daño al comercio, claro". Comercios y hosteleros , he aquí la cuestión.

Como colectivo, han sido de los más activos criticando los efectos de la medida. Si bajamos a lo personal, encontramos de todo. José de la Fuente trabaja en La Casa de Licores, en la Alameda. Afirma que, bajo la amenaza de las cámaras, "hay menos clientes y el pequeño comercio lo ha notado mucho", por lo que le parece bien que las cámaras desaparezcan. A sólo unos pocos metros, Carlos Muñoz, que regenta el bar Kiosko Hombre de Piedra, mantiene la postura contraria: " Prefiero que el Plan siga porque el tráfico ahora es más fluido y los clientes siguen entrando igual".

El tercero en discordia son los residentes. Como Elisa, que pasea por la Alameda con su bebé. Ella no tiene mayor problema porque posee un garaje, pero admite que el Plan ha beneficiado a los residentes, que ahora tienen más sitio para aparcar. "En el día a día nos viene bien, pero la zona debe ser igual de libre para residentes y para cualquier otro, ¿no?".

Nos acercamos ya al final de recorrido, con la calle Feria como siguiente parada. Tráfico abundante y una copiosa doble fila adornan la calle. "Desde que se anunció que las cámaras no funcionaban , el tráfico ha vuelto a la normalidad", señala Pedro González desde su tienda, Persianas Misa. Más tráfico en los últimos días es precisamente lo que han notado varios taxistas que esperan a sus clientes frente a la Basílica de la Macarena. "Es verdad que ahora hay más coches y cuando el Plan se elimine, va a ser mucho peor", apunta Santiago Blas, que añade que "me parece una tontería que se haya hecho una inversión en las cámaras para que ahora se deje de utilizarlas". Otro taxista, Blas Cañal, asgura que, en cuanto a nivel de tráfico, "ahora está muy bien, aunque sería bueno que tuviéramos más accesos para que el cliente pagasen menos".

Al final del recorrido, parece que con el Plan Centro se hace cierto el dicho de que nada es verdad ni mentira, todo depende del cristal con el que se mire.

  • 1