Local

«Tras el 22-M los líderes provinciales deben rendir cuentas»

El portavoz parlamentario del PSOE-A insiste en la semana en la que se ha desatado la mayor crisis interna del partido en años, en minimizar las repercusiones de la dimisión del histórico socialista Luis Pizarro. «Hay desavenencias con una persona muy destacada del PSOE, pero no hay crisis», defiende.

el 08 abr 2011 / 20:25 h.

TAGS:

El presidente del grupo parlamentario socialista, Mario Jiménez, ayer en la Cámara.

- Después de la dimisión de Luis Pizarro, insisten en que no hay crisis en el PSOE-A. ¿Negando la evidencia solucionan algo?
- No negamos lo que ha ocurrido, que un consejero ha presentado su dimisión y ha decidido marcharse del Gobierno. Eso no se traduce ni en una crisis de Gobierno, ha sido sustituido por otro, ni en una crisis en el partido. Se dan unas desavenencias con una persona muy significada del PSOE, pero no hay crisis.

- Pizarro ha sido un referente del PSOE-A 15 años y el último eslabón con la etapa de Chaves. No es una dimisión sin más.
- No es lo mismo que dimita alguien que ha tenido las responsabilidades orgánicas que ha ostentado Luis Pizarro. Eso le da más notoriedad pero no trascendencia ni importancia.

- Dijo que Pizarro ha hecho daño al PSOE-A.

- La relevancia de esta persona dentro del PSOE hace que cuando se produce su dimisión a dos meses de las municipales provoque en la gente desconcierto. Pero este partido nuestro tiene una capacidad de reacción muy importante y la gente se ha puesto a trabajar inmediatamente y nadie está distraído de las tareas principales: el combate a la crisis económica y la campaña de las elecciones municipales.

- ¿Usted considera que Pizarro se ha equivocado?

- Sí, Pizarro se ha equivocado.

- ¿Se podría haber evitado llegar a esta situación?
- Eso es política ficción. La realidad es como es y lo importante es que el partido ha reaccionado inmediatamente y el Gobierno a los cinco minutos estaba con toda su atención en lo fundamental, en los ciudadanos.

- ¿Se calibró bien que el pulso abierto con el PSOE de Cádiz?

- No hay ninguna tensión con el PSOE de Cádiz. Poner o quitar a un delegado es una decisión del presidente del Gobierno que la va a tomar cada vez que entienda que tiene que hacerlo.

- Pero ¿no negará que relevaron a ese delegado por falta de sintonía con el PSOE andaluz, por una situación interna?

- Eso lo dice usted. El presidente tiene la capacidad de nombrar a los delegados y lo hará cada vez que entienda que en aras al interés general procede. Y punto.

- ¿Pizarro puede convertirse en referente del sector crítico?

- El señor Pizarro se va a poner a trabajar para ganar las elecciones. Y cuando pasen las de mayo, para ganar las de marzo.

- ¿Tras las municipales, puede abrirse una batalla?
- Cuando terminen las municipales cada uno tendrá que asumir su responsabilidad y rendir cuentas. Las agrupaciones locales son soberanas al plantear sus candidaturas y las direcciones provinciales del partido tienen mucho margen de maniobra y mucha capacidad de decisión y por lo tanto mucha responsabilidad. En ese ámbito es donde hay que asumir responsabilidades.

- ¿Y en el ámbito de la ejecutiva regional no?

- Por supuesto que no. No le corresponde a la ejecutiva regional. Su ámbito es de las elecciones autonómicas y el de las generales. En ese contexto se asumen las responsabilidades.-

-La dimisión de Pizarro se produjo a las 48 horas de que Zapatero abriera primarias. ¿Le preocupa el daño que esto puede ocasionar al federal?
- No le he escuchado a nadie del partido hacer esa lectura. Todo el mundo sabe que lo que el PSOE andaluz hace al PSOE federal es darle estabilidad y contribuir como ninguno en votos.
- Pero, por su peso, los vaivenes internos del PSOE andaluz ¿ponen en jaque al federal?
- Es que no hay ningún vaivén. Hay una dimisión y punto.
- ¿Se han sentido respaldados por Ferraz?
- El PSOE andaluz y el PSOE federal se respaldan mutuamente y trabajan de manera coordinada y consensuada. El PSOE andaluz es una pieza fundamental del proyecto socialista en España y todas las decisiones que se toman están pactadas, habladas y consensuadas.
- ¿También las primarias?
- El pasado 14 de marzo hubo una reunión muy importante. Susana Díaz, Mario Jiménez y Mar Moreno estuvimos efectivamente en Ferraz para hablar de los ERE y José Antonio Griñán estaba con José Luis Rodríguez Zapatero planificando la hoja de ruta que puso en marcha el comité federal del domingo. Le recuerdo que quien está más interesado en que se resuelvan bien las primarias es el PSOE de Andalucía, que es quien puede coincidir en unas elecciones con el candidato que salga. Pero de las primarias hablamos en el verano.
- ¿Tienen candidato?
- No.
- ¿Pero van a trabajar unidos por un nombre concreto?
- Vamos a trabajar para garantizar que el proceso de primarias se despliegue con toda la fuerza, con toda la capacidad de ilusión, de revulsivo. Vamos a trabajar para que sea un proceso abierto, participativo...
- En Andalucía el favorito es Alfredo Pérez Rubalcaba ¿no?
- El PSOE andaluz no va a hablar por nadie. Cada uno individualmente tendrá sus inclinaciones, sus preferencias y cuando llegue la votación decidirá a quien le parezca mejor.
- ¿Incluso después de las municipales no le oiremos ni a usted ni a nadie del PSOE andaluz inclinarse públicamente por un sucesor de Zapatero?
- Nunca, nunca jamás me van a escuchar ni a mi ni a ningún dirigente del PSOE andaluz decir quien debe ser el candidato.
- La señora Carmen Chacón ha esgrimido ante los socialistas catalanes que tiene el apoyo del PSOE andaluz.
- ¿Cómo ministra?
- Como candidata.
- Eso no lo ha podido decir la señora Chacón.
- El hecho de que Zapatero haya convocado primarias ¿no deja en evidencia la forma en que Andalucía designó a Griñán sucesor? Aquí no hubo primarias, ni siquiera debate interno...
- Cuando está en marcha una legislatura no opera el proceso de primarias. No es trasladable ni homogénea la comparación. Cuando se convoca el congreso, cualquier militante puede presentarse a la secretaría general del partido, lo que ocurrió aquí es que el 99,6% de los socialistas andaluces tenía clarísimo que la mejor persona para ser el secretario general del PSOE-A se llama Pepe Griñán.
- Y cuando toque ratificar al candidato a la Junta en 2012, ¿tampoco operan, como usted dice, primarias en Andalucía?
- No. Hay un presidente del Gobierno y un secretario general del PSOE-A y solo tendrían sentido las primarias si decidiera no presentarse, que no es el caso.
- ¿La candidatura de Griñán está fuera de toda duda?
- Evidentemente.
- ¿Y si las municipales evidencian un deterioro grave?
- Los resultados van a ser buenos, muy buenos, los mejores de España. Y el ámbito de responsabilidad en unas elecciones municipales ya le he dicho cuál es.
- El de los secretarios provinciales insiste ¿no?
- El ámbito de responsabilidad en unas elecciones municipales la tienen los secretarios locales y las ejecutivas provinciales del partido. Claro que sí. Y lo digo en primera persona [Es secretario provincial del PSOE de Huelva].
- El señor José Blanco ha lamentado que no se lo estén poniendo fácil a la nueva dirección del PSOE andaluz ¿lo comparte?
- Las circunstancias en las que esta ejecutiva regional asumió el liderazgo del partido son posiblemente las circunstancias políticas y económicas más difíciles de la democracia en España. En este contexto se produjo un relevo hace apenas un año y como todos los cambios conllevan un proceso de adaptación y de aceptación. Y ambos dos están en marcha, coinciden en el tiempo y tienen sus dificultades en una estructura tan grande y tan complicada como la del PSOE andaluz.
- ¿Le pesan las críticas sobre la gestión de la actual dirección del PSOE andaluz?
- No le he escuchado a nadie poner en cuestión la estrategia que el partido está siguiendo ante la crisis ni ante un caso tan complicado como el de los Expedientes de Regulación de Empleo. La gente es muy consciente de la envolvente económica y política tan difícil que estamos atravesando, de la irresponsabilidad del PP, que ha querido llevarnos a una situación parecida a la de Portugal, y de las dificultades que significa afrontar un caso de corrupción. Estamos administrando una situación muy complicada y ante unas circunstancias de este calibre hay que tomar medidas que a veces gustan más, a veces menos.
- ¿Qué papel ha tenido el señor Manuel Chaves en este último episodio?

- El señor Chaves no tiene nada que ver. Fue una decisión estrictamente personal de Pizarro.
- El hecho de que Griñán rompiera el guión fijado y reclamara el poder del partido ¿está en el origen de esta crisis?
- No. Estamos gestionando una situación muy compleja desde el punto de vista político y tanto el Gobierno como la dirección tiene el 100% del respaldo del partido en Andalucía.
- ¿Hasta que punto les dañará electoralmente el escándalo de los ERE?
- Lamentablemente ninguna formación política se ve libre de este tipo de situaciones pero lo importante es como se responda. Y la respuesta del PSOE de Andalucía ha sido firme, clara, contundente, intolerante al 100% con la corrupción, persiguiendo a los que hayan metido la mano, expulsándolos de las filas del partido y colaborando al máximo con la jueza.
- Da la sensación de que todo está aflorando a la vez. Ahora sale una nueva denuncia contra las actividades laborales del hijo de Chaves. ¿Les preocupa?
- Esto una estrategia sucia, urdida sobre la base de un robo, por parte del PP y de Javier Arenas directamente, que no le perdona a Manuel Chaves que lo haya derrotado de manera continuada y que sangra por la herida. Se le nota perfectamente que odia a muerte a Manuel Chaves. Son acusaciones que además después no llegan a ningún lado, no se traducen en ninguna acción judicial, lo que hay es la persecución por la persecución buscando hacer daño a Chaves y a la Junta. Ya pasó con el caso Matsa y el Supremo le dijo a Arenas que había mentido a los andaluces y a los españoles, le dijo claramente que era un político que hacía política sobre la mentira y la falsedad. Es deleznable e intolerable.
- ¿Está el PP más fuerte que nunca?
- No. El PP está más soberbio que nunca y los ciudadanos siempre le han devuelto la soberbia del PP un castigo ejemplar en las urnas. El PP está más soberbio que nunca, más sobrado que nunca, más ofensivo que nunca, más radicalizado que nunca, más violento que nunca... Y Javier Arenas, a medida que vayamos conociendo información del Gürtel, va a convertirse en el cazador cazado.

  • 1