Local

Tras los pasos de la Encarnación

Los placeros de la Puerta de la Carne llevan 11 años esperando una obra aplazada ‘sine die’

el 03 dic 2010 / 19:50 h.

En el actual mercado de la Puerta de la Carne, hay que trabajar con chaquetón y bufanda.
"Pasamos de estar en Burgos a estar en un horno. En este mercado o hace mucho frío o mucha calor. La chapa de arriba tiene la culpa". En estas condiciones desarrollan todos los días su trabajo los placeros del mercado de la Puerta de la Carne, reubicado provisionalmente en 1999 en la antigua estación de San Bernardo, también conocida como la de Cádiz. Antonio Mercado, Martín Ruiz y José Ballesteros son tres de los comerciantes que vivieron el traslado hace ya once años. Los tres coinciden en que, al paso que van, podrían batir el record de los placeros de la Encarnación, que se mudarán del mercado provisional 37 años después.

La única diferencia es que el mercado provisional de la Puerta de la Carne, en la estación, se va a quedar allí para siempre (así lo quieren los comerciantes), pero si se restaura como es debido. "Nosotros no estamos esperando un traslado, pero sí una obra que modernice esto", defienden con el abrigo y la bufanda puestos. ¿Y por qué no se arregla el mercado?

"El Ayuntamiento gastó mucho en el mercado de Triana y los demás no son atractivos ahora para recibir una gran inversión. No hay dinero ni para pagar a los policías... Cuando lo hubo se fue para otra cosa, tuvimos mala suerte", lamenta Ginés Ruiz, propietario de un puesto de pescado congelado.

Entre el frío y la crisis, lo cierto es que todo el mercado está bajo cero. "Cuatro familias dependen de mis dos puestos de frutas", explica José Ballesteros, presidente de los comerciantes, tras indicar que la mala situación económica está haciendo mella en el negocio: "La venta bajó más de un 50%. Está flojísima. Está todo muerto en general por la crisis". "El presupuesto del Ayuntamiento para 2012 está consignado casi al 70% y para este mercado no va ni un euro. Y muchos comerciantes no ganan ni el jornal para dar de comer a los de su casa", advierte con resignación Ballesteros, que es tajante al afirmar que de allí, de la antigua estación de Cádiz, "no nos mueve nadie". "Todo es provisional, pero nos estamos apañando como podemos", recalca. Y que hasta son optimistas: "Aunque estemos casi a la intemperie, hay que reconocer que el sitio no es malo. Es espacioso y tenemos aparcamientos delante y a los lados del mercado", apunta Martín Ruiz.

Eso sí, Antonio Mercado (que empezó a trabajar en la plaza con 16 años y ya tiene 58) defiende que en el edificio del antiguo mercado de la Puerta de la Carne se estaba "mucho mejor". "Había -cuenta- más ventas porque el mercado quedaba más cerca de más vecinos". Eso sí, tenían menos aparcamientos. "Seguramente estaremos de forma provisional incluso más tiempo que los de la Encarnación", vaticinan entre risas.

Lo cierto es que este mes se cumplió un año desde que el Ayuntamiento anunció que iba a rescatar el contrato de concesión para restaurar el edificio. Sin embargo, no hay noticias desde que empezó el trámite para revocar el contrato con Sando, que debía restaurar el antiguo mercado y la estación de Cádiz a cambio de construir y explotar un parking de 800 plazas delante de la estación. En junio pasado, el delegado de Urbanismo, Manuel Rey, aseguró a este periódico que ambas partes querían ahora llegar a un acuerdo para desbloquear el proyecto.

La idea era priorizar la rehabilitación de la histórica estación para que siguiese albergando el mercado y, sobre todo, la construcción del aparcamiento, que sí podría ser un negocio seguro dada la falta de plazas en la zona. La recuperación del antiguo mercado, por tanto, se aplazaba sine die una vez más.

No obstante, la crisis parece haberlo parado todo. Y eso que incluso se tuvo que parar in extremis el traslado de los placeros a la calle Campamento (mudanza que costaba 600.000 euros) ante las "dudas razonables" surgidas sobre el inicio de las obras en la antigua estación. El Consistorio inició el rescate de la concesión porque la empresa malagueña incumplió los plazos de un proyecto que, en plena crisis, requiere mucha inversión. Por eso, el Ayuntamiento quería pactar una revisión del proyecto (si Sando recurre a los tribunales las obras podrían retrasarse años) y así garantizar, al menos, que el mercado sigue funcionando.

Aunque el Gobierno municipal (PSOE-IU) anunció el inicio de la restauración del antiguo mercado y la estación para finales de 2008 y después lo aplazó hasta mediados de 2009, lo cierto es que hasta junio del pasado año no adjudicó la obra a la constructora malagueña, que aportó un aval de algo más de 1,5 millones de euros.

Y es que Sando (que no quiso comentar la situación del proyecto ni si siguen las negociaciones con el Consistorio) tenía que poner de su bolsillo el dinero para estas rehabilitaciones y, a cambio, recibiría la explotación del parking con más de 800 plazas que ella misma debía construir bajo la explanada delantera de la antigua estación de Cádiz. Es decir, que en plena crisis necesita liquidez para afrontar el proyecto.

Mientras, los placeros del mercado de la Puerta de la Carne no dan crédito a las "idas y venidas" del Ayuntamiento. El proyecto adjudicado a Sando incluía la restauración de la antigua estación de Cádiz para albergar la plaza de abastos e instalaciones deportivas en la parte superior, incluso se preveía la apertura de un bar en la planta baja. Por ahora, todo sigue siendo sólo una idea en el papel.

  • 1