Local

Tres años de cárcel por dejar a su víctima parapléjica

La víctima recibió una puñalada en 2003.

el 31 oct 2010 / 11:05 h.

TAGS:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a tres años y cuatro meses de prisión y al pago de una indemnización de 50.520 euros a un hombre por apuñalar en la cara y en la pierna a un conocido durante una discusión mantenida en la puerta de un establecimiento ubicado en Alcalá de Guadaíra, una agresión que motivó que el perjudicado quedara parapléjico.

Según recoge la sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial, a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos sucedieron la noche del 3 de diciembre de 2003, cuando el procesado se encontraba en compañía de unos amigos en un bar, donde coincidió con la víctima, a quien conocía de vista y que se encontraba en dicho lugar con dos amigos.

Sobre las 3.15 horas, y por motivos "que no han quedado aclarados", se originó una "fuerte" discusión entre el procesado y la víctima, tras lo cual éste último abandonó el local junto con sus amigos. Transcurridos unos minutos, y cuando se hallaban en los aparcamientos, se les acercó el acusado acompañado de cuatro amigos que no han podido ser identificados y comenzaron a discutir con los amigos del agredido.

En ese momento, y al escuchar las voces, la víctima salió del interior del vehículo y se dirigió a ellos para mediar, lo que fue aprovechado por uno de los amigos del encartado, que no ha sido identificado, para propinarle un fuerte golpe con una barra de hierro, provocando que cayera al suelo, donde lo siguieron golpeando.

En un momento determinado, el acusado, "que no cesaba de golpear a la víctima y de jalear a los demás, en gran estado de agitación y agresividad para que siguieran agrediéndolo", sacó un cuchillo que portaba y, "con ánimo de acabar con su vida", le asestó una puñalada en la cara, a la altura del ojo, y otra en la pierna, lo que motivó que el agredido quedara malherido y tuviera que ser ingresado grave en el Hospital Virgen del Rocío.

La Audiencia Provincial añade que, desde el año 2000 y hasta la actualidad, el procesado consumía heroína y cocaína, lo que alteraba su capacidad volitiva e intelectiva al tiempo de la comisión de los hechos. Así, condena al encartado a tres años y cuatro meses de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa.

  • 1