Cultura

Tres cuerpos, una única emoción

Danza. Reconstrucción *** Teatro Central, 19 de enero. Compañía: El Punto Danza. Concepto, Dirección y Coreografía: Fernando Lima. Intérpretes y Coreografía: Daniel Gómez y Cipri López.

el 21 ene 2014 / 14:54 h.

Dar a luz el bagaje emocional que se esconde en la memoria mediante un trabajo de indagación corporal y física. Es el objetivo de este espectáculo con el que Fernando Lima nos demuestra que en esto de la danza la memoria es un grado. Y es que si algo define a esta nueva propuesta es la madurez, la veteranía que demuestra Fernando Lima asumiendo el reto de enfrentar su cuerpo al de otros dos bailarines jóvenes para demostrarnos su lucha y su carácter de superviviente, tanto como artista como ser humano. No es difícil deducir que no lo tuvo fácil cuando llegó a Sevilla en 1992 con la maleta cargada de ilusiones y la cabeza a tope de creatividad. Eso le valió hacerse un sitio en el mundillo, entonces bastante pequeño, de la danza contemporánea de nuestra ciudad. No corremos ningún riesgo si afirmamos que esta manifestación escénica no sería lo mismo sin su aportación a lo largo de todos estos años. reconstruccionPodemos corroborarlo en este espectáculo, conformado como una suerte de retazos de emociones y coreografías pasadas de Lima que aquí adquieren un carácter diferente por su confrontación con Cipri López y Daniel Gómez, unos excepcionales bailarines que conectan con el universo de Lima hasta el punto de enriquecerlo. Así, nos encontramos con un soberbio trabajo corporal y dancístico que colma el espacio de imágenes inquietantes y figuras sinuosas, al borde siempre del desequilibrio. Gracias a la iluminación y el espacio sonoro, el espectáculo recrea una atmósfera tan inquietante como sugerente que Fernando Lima y su dos bailarines juegan a transgredir. De ahí el monólogo con el que Cipri sorprende al público en un momento de la obra, o la aptitud desafiante de la danza en otros momentos. Todo ello conforma un espectáculo intenso, cargado de solemnidad y autenticidad que, al igual que su creador, solo hace concesiones al final, cuando el artista se permite mostrar su lado más humano.

  • 1