Local

Tres décadas de ventas

Tres décadas de ventas y anécdotas detrás de los mostradores. La Confederación de Comercios y Servicios de Sevilla Aprocom festejó anoche el trigésimo aniversario de su constitución como entidad asociativa en una cena de gala.

el 14 sep 2009 / 20:52 h.

TAGS:

Tres décadas de ventas y anécdotas detrás de los mostradores. La Confederación de Comercios y Servicios de Sevilla Aprocom festejó anoche el trigésimo aniversario de su constitución como entidad asociativa en una cena de gala a la que asistieron, entre otros, el alcalde y el responsable del Área municipal de Economía, Antonio Rodrigo Torrijos.

De Los Remedios a la Gran Plaza. De las antiguas sastrerías del Centro a las modernas tiendas de electrodomésticos, muebles y los souvenir turísticos. De las cajas registradoras al código de barras. Todo cabe en Aprocom, la asociación de comerciantes sevillanos que anoche celebró su 30 cumpleaños con una gala homanaje en el Puesto de los Monos. Buena parte de sus 3.000 comerciantes asociados -en su mayoría pequeños y medianos- echaron la persiana e hicieron la caja antes del horario habitual. Y es que 30 años no se cumplen todos los días. Nadie quiso perderse esta cita organizada por Aprocom: comerciantes anónimos y reconcidos empresarios compartieron mesa en una multitudinaria velada.

Al igual que la fidelidad del cliente, la del socio de Aprocom también se premia. Durante el acto, el presidente de los comerciantes sevillanos, José Cañete, entregó diplomas de reconocimiento a los afiliados que este año celebran sus bodas de plata en este organismo. Una veintena en total que agradeció el gesto.

Y es que Aprocom mima a sus comercios, sobre todo, a los más tradicionales. De uno de ellos nació hace tres décadas. El 25 de mayo de 1977 se constituyó de manos de Vicente Pueyo, responsable de tiendas de marcos y cuadros todavía vigente en la plaza de la Magdalena y, luego, de lámparas en O'Donnell. Así lo recordó ayer Cañete, quien aprovechó la ocasión para echar la vista atrás y repasar la historia de este movimiento asociativo.

Su gérmen partió del Centro, que, entonces y ahora, aglutina la mayoría de comercios y tiendas. "Luego se extendió a otros barrios donde se impuso la venta como Los Remedios, la otro lado del río y más allá de Nervión, hasta la calle Marqués de Pickman", resaltó Cañete.

Al igual que en sus inicios, Aprocom sigue velando por el comercio tradicional sevillano. "Seguimos en la misma línea. En su mayoría son negocios familiares, pequeños con dos o tres empleados", afirmó el presidente de Aprocom, quien añadió que la entidad también acoge a "otras firmas de mayor calado".

La especialización.

Parece ya superado el trauma de la implantación de las grandes superficies en la década de los ochenta. Entonces se resistieron "bastante" los asociados de Aprocom, en su mayoría pequeñas tiendas "donde se podía comprar de todo". "Supuso un gran impacto económico -prosigue Cañete- pero también un acicate para trabajarse más los negocios". Y así fue, La llegada de fuertes firmas comerciales obligó a los tenderos hispalenses a especializarse en artículos determinados: camisería, perfumería. joyería, relojería... "Tuvimos que luchar con nuestras propias armas. La especilización fue la única manera de sobrevivir ante las grandes superficies. No nos podíamos quedar de brazos cruzados. Teníamos que evitar que el pez grande se coma al pequeño", aseveró el presidente de Aprocom que lleva siete años al frente del colectivo.

Desde entonces la situación no parece haber mejorado mucho, Aunque, según explica Cañete, ahora se sienten "más preparados para competir". "Nos hemos modernizado muchísimo. Ya todo está informatizado con códigos de barra y las nuevas tecnologías con internet", señaló. A ello se suma la especial sensibilidad que, a su juicio, tiene el actual gobierno municipal. "Nos sentimos bastante apoyados. En Madrid las grandes superficies abren más de veinte días festivos al año. Aquí hemos logrado que el calendario se reduza a ocho".

  • 1