sábado, 15 diciembre 2018
07:12
, última actualización
Deportes

Tres guardametas y una sola renovación

La portería del Sevilla tiene visos de cambiar el curso que viene. Beto, en principio, no renovará, mientras que Sergio Rico, ahora incluso por delante de Barbosa en las listas, ya negocia con el club.

el 11 nov 2014 / 09:55 h.

rico y beto- edd_opt Sergio Rico y Beto en la ciudad deportiva. Foto: EDD. El último partido disputado por el Sevilla tuvo como protagonista negativo a Beto. Uno de los héroes del curso pasado, pero uno de los jugadores que no acaba de convencer a todos. La pifia del domingo ha reabierto el debate de si el Sevilla debe renovar su portería de cara a la temporada que viene, discusión generalizada el pasado verano, cuando llegó por sorpresa un Mariano Barbosa que ahora ha pasado no ya a un segundo plano, sino incluso a un tercero. Con Beto indiscutible, el argentino ha visto cómo ya se ha recuperado de la lesión pero no entra en las listas de convocados, donde sí se mantiene un Sergio Rico que completa una terna que ofrece bastantes dudas de cara a la campaña 2015-16. Según ha podido saber este periódico, las conversaciones para la prolongación de la estancia del canterano en Nervión ya se han iniciado. Rico acaba contrato el próximo mes de junio y la intención del club hace unos meses era la de dejarle ir. No entraba en los planes de futuro. Pero su situación ha cambiado de forma radical. Las lesiones de Beto y Barbosa en septiembre le abrieron las puertas de la titularidad en el primer equipo contra pronóstico. El sevillano respondió sumamente bien, encajando tan sólo dos goles en los cinco partidos que disputó entre las tres competiciones y transmitiendo una seguridad que asombró a sus compañeros y a los técnicos, quienes, empezando por Emery, cada vez tienen más confianza en el canterano. Tal es el vuelco en la situación que una vez Barbosa se ha recuperado de su lesión muscular, Sergio Rico ha continuado yendo a las convocatorias. Ni una sola citación ha obtenido el argentino desde que recibiera el alta, y Emery lo explica así: “Rico ha jugado más partidos y tiene ventaja ahora mismo”. De hecho, el club ha querido contactar con el jugador para conocer sus inquietudes y realizar un primer encuentro de impresiones. El agente del jugador lo confirmaba a este periódico: “Lo único que ha sucedido es que hemos intercambiado pareceres por primera vez. Sólo eso, porque el jugador está centrado en seguir trabajando con tranquilidad”. Tal circunstancia avanza una pista respecto al futuro de la portería del Sevilla. Y es que Beto también acaba contrato. Hasta ahora no se ha producido ningún avance en una posible renovación. José Castro se ha desmarcado de cualquier tipo de prisas advirtiendo que los tiempos los marca el Sevilla y que no hay urgencias. Lo cierto es que en el club nervionense saben que renovar a Beto es contraproducente por varias circunstancias. El portugués cumplirá en mayo 33 años y, si bien su rendimiento es mucho más positivo que negativo, tampoco es un portero que haya dado muchos más puntos de los que quita, más allá de las célebres victorias en las tandas de penaltis de la pasada Europa League, que no es poco. El internacional luso sabe que es su última gran oportunidad para firmar un buen contrato, máxime si lo hace como agente libre (desde enero ya podrá negociar). Otra circunstancia que tampoco ayuda son sus lesiones. En este primer tercio de temporada ya se ha lesionado varias veces. Una de ellas de cierta gravedad, que le mantuvo fuera casi un mes. Frente al Levante y ante el Standard (cuando tuvo que ser sustituido) también resultó lesionado. La idea del Sevilla, aunque no lo reconozca, no pasa por renovarlo, según ha podido conocer El Decano. Una situación parecida sufre el recién llegado Barbosa, quien no ha convencido a Emery y podría salir pese a que firmó hasta 2016. Digamos que la portería que dibuja en su mente la dirección deportiva pasa por el fichaje de un portero de nivel contrastado y la continuidad como suplente de Rico.

  • 1