lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Tres muertos a tiros por un ajuste de cuentas en Santoña

Una de las víctimas cumplía condena de cárcel por cuatro asesinatos, pero se encontraba en un permiso del que no había regresado a prisión.

el 19 oct 2009 / 19:15 h.

TAGS:

Dos hombres y una mujer fueron asesinados a tiros ayer por la mañana en Santoña (Cantabria), a pocos metros del penal de El Dueso. Cuando se encontraban en el interior de una furgoneta un hombre disparó contra ellos para huir después en un coche de gran cilindrada, en el que le esperaba un cómplice. Las Fuerzas de Seguridad han puesto en marcha un dispositivo para localizar al autor del tiroteo.

Los dos hombres muertos tenían antecedentes penales y uno de ellos cumplía condena por cuatro asesinatos, pero se encontraba fuera de prisión por un permiso, aunque no había regresado en el plazo establecido, por lo que la Guardia Civil estudia, como primera hipótesis, que el crimen haya sido un ajuste de cuentas, según la Delegación del Gobierno en Cantabria.

La furgoneta, una Renault Traffic de color blanco, con los cristales tintados, estaba parada en el arcén a unos 150 metros de los muros de la prisión. A las 9.40 horas se detuvo junto a ella un vehículo de gran cilindrada en el que viajaban dos hombres; uno de ellos se bajó del coche y disparó contra los tres ocupantes de la furgoneta mientras el otro le esperaba dentro.

El asesino regresó a su coche tras el tiroteo y huyó junto a su acompañante. Las tres víctimas vivían en Santander. La mujer, que no estaba fichada, tenía 45 años y los hombres, T.R.F. , alias Tomasín, de 55, cumplía condena por cuatro asesinatos, mientras que I.C.L., de 43, tenía antecedentes. Los tres son de nacionalidad española.

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Santoña, que se ocupa del caso, ha decretado el secreto del sumario. El triple asesinato fue cometido en la avenida de Berria, en el barrio de Piedrahita de Santoña, que es la carretera que da acceso a la prisión de El Dueso.
El suceso atrajo a vecinos de la zona, que se acercaron hasta la avenida de Berria para presenciar el trabajo de la Guardia Civil desde ambos lados de los precintos que había colocado la Policía local. Los curiosos especulaban sobre el suceso pero ninguno dijo haber oído disparos ni haber visto nada extraño, ni siquiera un hombre que vive muy cerca de la cárcel y que explicó a Efe que había escuchado sirenas a primeras horas del día.

Aunque el muro del penal está muy cerca del escenario del crimen, las cámaras de El Dueso no han captado ninguna imagen, porque, según fuentes de la investigación, el lugar donde se produjeron los hechos "se sale del perímetro". Tampoco consta que los disparos fuesen escuchados los agentes que vigilan la cárcel.

  • 1