Local

Tres artificieros mueren al estallar un artefacto en una base militar en Almería

La detonación mata a dos legionarios malagueños y uno cordobés mientras manipulaban material explosivo. Hay otros dos heridos, uno en estado grave y otra dada de alta. Todos participaron en misiones en Afganistán

el 20 may 2013 / 16:00 h.

TAGS:

Militares muertos en la base de la Legión en Viator (Almería)Tres suboficiales del ejército de tierra, dos nacidos en Málaga y uno en Córdoba, murieron ayer mientras manipulaban un artefacto explosivo en la base de la Brigada de la Legión (Brileg) Álvarez de Sotomayor de Viator (Almería). La explosión acabó con la vida de los tres e hirió a otros dos militares: una cabo primero, que recibió el alta de enfermería, y un sargento al que la detonación le perforó una pierna, dejándole el fémur al descubierto (se encuentra hospitalizado en estado grave). Todos eran desactivadores de explosivos y tenían amplia experiencia en misiones internacionales (uno de los legionarios fallecidos fue distinguido por su labor en Afganistán). La explosión se produjo en torno a las 14.20 horas, pero al cierre de esta edición el ejército de tierra no había confirmado aún el por qué de la deflagración. Fuentes de la investigación explicaron a Europa Press que el estallido pudo producirse durante un traslado de explosivos en el interior de la base, en los locales de la sección de desactivación de la Bandera de Zapadores. Otras fuentes sostienen que los legionarios trataban de desactivar el explosivo de un vehículo, como ejercicio de pruebas, cuando éste detonó. Las víctimas mortales tenían 46, 45 y 34 años respectivamente: el brigada Antonio Navarro, cordobés, soltero, nacido en 1967, en el ejército desde que tenía 20 años, miembro de los Tedax, sargento a los 27 años y miembro de la Legión desde los 28. Participó en misiones en Bosnia, Kosovo, Líbano y Afganistán. El brigada Manuel Velasco, malagueño, natural de Humilladero, casado y con dos hijos, nacido en 1968, se hizo soldado con 18 años, ascendió a sargento siete años después, miembro de la Legión desde 2002 y operador EOD (Explosive Ordance Disposal). Participó en misiones en Bosnia, Congo, Líbano y Afganistán. Velasco fue distinguido en mayo de 2011 con una Cruz al Mérito Militar con distintivo azul. El más joven de los tres era el sargento José Francisco Prieto, nacido en Estepona (Málaga) en 1979, casado y sin hijos, ingresó en el ejército a los 19 años, ascendió a sargento en 2010, destinado a la Legión desde entonces. Era operador EOD y participó en misiones en Kosovo y Afganistán. El comandante Eleuterio Fiego, de la oficina de comunicación de la Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII, declinó confirmar que el suceso se produjo mientras los soldados realizaban un curso sobre manipulación y desactivación. Fiego aclaró que “permanentemente se realizan cursos y actividad” de este tipo. El ejército dio aviso a los familiares de las víctimas, los únicos civiles con acceso a la base, donde los forenses trabajaban en la identificación de los cadáveres. Ya por la tarde, el sargento que resultó herido en la explosión fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Torrecárdenas, donde permanece con pronóstico grave tras haber sido intervenido de urgencia. El militar fue evacuado al complejo hospitalario de Torrecárdenas de la capital con una fractura abierta de fémur. Una vez estabilizado, entró en quirófano para ser intervenido quirúrgicamente. La cabo primero Escámez, que también resultó herida por la metralla en el rostro y en una pierna, recibió el alta médica. La explosión de ayer es la más grave sufrida por el ejército de tierra en una de sus instalaciones en España desde la deflagración que acabó con la vida de cinco militares en Hoyo de Manzanares (Madrid) el 24 de febrero de 2011. El último militar fallecido en Afganistán fue también un desactivador de explosivos: el sargento David Fernández, que murió cuando manipulaba un artefacto en la provincia de Bagdhis, el pasado 12 de enero.

  • 1