Economía

Tres rescates para Citigroup

Tras dos inyecciones multimillonarias para tratar sin éxito de estabilizar Citigroup, el Gobierno de Estados Unidos decidió ayer aumentar hasta el 36% su participación en el banco, uno de los mayores del país y del mundo y con más problemas.

el 15 sep 2009 / 23:19 h.

Tras dos inyecciones multimillonarias para tratar sin éxito de estabilizar Citigroup, el Gobierno de Estados Unidos decidió ayer aumentar hasta el 36% su participación en el banco, uno de los mayores del país y del mundo y con más problemas. Este anuncio hizo que el gigante norteamericano se hundiera en la bolsa de Nueva York el 31% a principios de sesión y sus acciones se negociaban a 1,7 dólares, un precio mínimo frente a los más de 50 dólares de hace dos años.

"Este anuncio debería tranquilizar a quienes estaban preocupados por una nacionalización", se apresuró a declarar ayer el consejero delegado de Citi, Vikram Pandit, poco después de que se anunciara que la Casa Blanca convertirá en acciones comunes del banco parte de los títulos preferentes que tiene.

Con esta operación, los contribuyentes, que de forma indirecta ya han inyectado 45.000 millones de dólares en el que fuera el mayor supermercado financiero del mundo, pasarán a ser los mayores accionistas de la entidad, reemplazando así al príncipe saudí Alwaleed bin Talal.

La operación consiste en que Citi ofrecerá a los titulares de acciones preferentes hasta 27.500 millones de dólares en nuevas acciones comunes a un precio de 3,25 dólares cada una, lo que implica una prima del 32% sobre los 2,46 dólares a los que cerraron el pasado jueves.

Así, el Gobierno canjeará hasta 25.000 millones de dólares que tiene en títulos preferentes (conseguidos en contraprestación de las inyecciones de capital) por acciones comunes (que dan voz y voto en el banco), sin que ello implique desembolso adicional alguno.

Washington elevará de esta forma del 7,8% al 36% su participación en el banco, que se convertirá en uno de los más capitalizados de EEUU en un momento en que casi todas las entidades acusan de una u otra manera una crisis que ha dejado sus balances tambaleándose y ha congelado la actividad crediticia que les ayudaría a salir del atolladero.

  • 1