Local

Triana se pone guapa para la Feria

En el plazo de dos años, Sevilla tendrá listo el nuevo recinto para la Feria de Abril en el Charco de la Pava, un espacio en el que los cacharritos y las sevillanas convivirán con un parque dunar, plazas, canales y 4.000 árboles nuevos.

el 15 sep 2009 / 08:37 h.

TAGS:

En el plazo de dos años, Sevilla tendrá listo el nuevo recinto para la Feria de Abril en el Charco de la Pava, un espacio en el que los cacharritos y las sevillanas convivirán con un parque dunar, plazas, canales y 4.000 árboles nuevos.

A partir de 2010, la ciudad de Sevilla dispondrá del nuevo espacio en el que se ubicará la Feria de Abril: el Charco de la Pava, que de un parque degradado y sin uso pasará a contar con 158 hectáreas de zonas verdes y paseo. Ayer se dio el primer paso para hacer este proyecto realidad. La colocación de la primera piedra por parte del Ayuntamiento de Sevilla y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, que cofinancian la obra, supone la cuenta atrás para el traslado de la Feria a Triana.

"Será una Feria más de todos, más hermosa, más segura y más sostenible", aseguró el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín, que lanzó una idea: cambiar de nombre el parque y en vez de Charco de la Pava denominarlo Vega de Triana. Si los plazos se ajustan y no hay contratiempos -harto difícil en cualquier proyecto de envergadura, y éste lo es-, el nuevo parque estará listo en verano de 2010.

Técnicamente sería posible hacer la mudanza de la Feria para la edición del año 2011, señaló la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro. Sólo eso, técnicamente. La decisión política ya está tomada: el PSOE no se arriesgará a mudar la Feria en un año electoral, no porque haya voces contrarias al cambio -que cuando de las fiestas tradicionales de Sevilla se trata siempre surgen- sino porque cualquier problema en el traslado puede tener repercusión en las urnas.

El Charco de la Pava es una extensión de terreno de 158 hectáreas divididas en dos por el cauce artificial del río. Durante años ha acogido asentamientos chabolistas e industrias contaminantes, explicó el director técnico de la CHG, Juan Saura. Con las obras que comenzaron ayer, la ciudad recuperará para el disfrute de los sevillanos esta zona verde, en la que se plantarán 4.000 árboles nuevos, se levantará una duna artificial a modo de nuevo muro de defensa que proteja a Triana de inundaciones, se reservarán en torno a 500.000 metros cuadrados para plazas y bulevares y el carril bici llegará hasta allí.

La regeneración del Charco de la Pava se incluye en el convenio marco firmado en 2003 entre el Ayuntamiento y la Confederación con el que ambas instituciones van a "devolver entornos fluviales" a Sevilla. El coste de la intervención en el Charco de la Pava es de 17,3 millones de euros. Del convenio global, 200 millones. "Éste es el mayor compromiso con la sostenibilidad que se ha hecho en España", resaltó el alcalde. Y se remitió a los datos: una vez hechas las 13 actuaciones que se recogen en el convenio, la ciudad duplicará sus zonas verdes, pasando de 551 hectáreas a 1.129, "sin contar con Tablada".

Monteseirín pronunció entonces un encendido y entusiasta discurso en favor de una Tablada verde. "Será una realidad sin ningún género de dudas. En la mayor batalla contra la especulación, tenemos una idea clara de lo que queremos hacer allí [desde un jardín botánico a humedales para la avifauna], el gran pulmón de Sevilla y de toda su área metropolitana", sentenció el primer edil.

  • 1