martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Tributo al docente comprometido

Felipe González, Iñaki Gabilondo, Pedro Cruz Villalón y Julián Santamaría glosan la figura de Javier Pérez Royo con motivo de su jubilación.

el 04 sep 2014 / 23:52 h.

TAGS:

Pedro Cruz Villalón, Felipe González, Julián Santamaría, Pérez Royo, Antonio Ramírez de Arellano, Manuel Medina Guerrero, María Jesús Montero e Iñaki Gabilondo. / Fotos: Carlos Hernández Pedro Cruz Villalón, Felipe González, Julián Santamaría, Pérez Royo, Antonio Ramírez de Arellano, Manuel Medina Guerrero, María Jesús Montero e Iñaki Gabilondo. / Fotos: Carlos Hernández Desde el primer momento tuvo meridianamente claro que su sitio estaba entre las aulas de la Universidad. De tal manera que cuando aterrizó en ella para iniciar sus estudios de Derecho, en las fichas que le daban a rellenar sus profesores, a la pregunta de qué quería ser, él siempre respondía escribiendo «catedrático de Universidad». Tras casi 50 años de servicio como docente universitario, el catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo (Sevilla, 1944) se jubila. Es lo que tiene llegar a los 70. Y con tal motivo sus compañeros y discípulos del Departamento le organizaron ayer un acto académico de homenaje con un cartel de personalidades de lujo: el expresidente del Gobierno Felipe González, el periodista Iñaki Gabilondo, el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Pedro Cruz Villalón –discípulo junto al homenajeado del catedrático de Derecho Político de la Hispalense Ignacio María de Lojendio– y el también catedrático de Ciencias Políticas y de la Administración de la Complutense, Julián Santamaría. Pérez Royo, en un momento de su intervención. Pérez Royo, en un momento de su intervención. A pesar de que a estas alturas la actividad en la Hispalense aún es escasa, el Paraninfo de la Universidad de Sevilla casi se llenó para este gran acto de homenaje al considerado como uno de los padres del constitucionalismo español. Entre las primeras filas ocupaban sitio la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, la expresidenta del PSOE andaluz e histórica dirigente socialista, Amparo Rubiales, y el portavoz del Grupo Municipal socialista en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, amén de familiares y amigos del homenajeado. Todos los intervinientes glosaron las distintas facetas de Pérez Royo, que fue agasajado al comienzo del acto por el director de su Departamento, Manuel Medina Guerrero, con un diploma conmemorativo y un par de libros que pasarán a engrosar su biblioteca: una primera edición de El Federalista y un tomo conmemorativo del bicentenario de la Constitución de los EE.UU. Iñaki Gabilondo expuso el papel de Pérez Royo como asiduo colaborador en los medios de comunicación. En tiempos donde las tertulias de radio derivaban hacia el terreno del espectáculo y de la confrontación, y cuando todavía España se encontraba «en párvulos de democracia», la incorporación de Pérez Royo a las tertulias de la SER supuso «jugar con gente con mucho peso». Su «saber, inteligencia, independencia y valentía» a la hora de exponer sus opiniones, llegando incluso a «bracear en defensa de sus razones», han hecho de Pérez Royo una pieza importante en «ese gran viaje que ha convertido a la radio de un medio solo popular a un medio reconocido y con influencia y peso en la sociedad», señaló Gabilondo. El acto de homenaje a Pérez Royo se celebró en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla, en la Fábrica de Tabacos, su casa durante su carrera profesional. El acto de homenaje a Pérez Royo se celebró en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla, en la Fábrica de Tabacos, su casa durante su carrera profesional. El catedrático de la Complutense Julián Santamaría destacó entre las cualidades del homenajeado «la claridad de su escritura, sin simplificaciones y sin distorsionar la realidad» y su «rigor y claridad» para expresar su pensamiento tanto en la radio como en la prensa. «Nunca le vi a Javier sentirme víctima, asumiendo los costes académicos de su pensamiento político», dijo. El abogado general del Tribunal de Justicia de la UE, Pedro Cruz Villalón, se refirió a Pérez Royo como «la cabeza visible y la personalidad más marcada de los constitucionalistas sevillanos». «Más allá de todas sus lecciones constitucionales. Pérez Royo viene dando una lección constante: la del empeño inteligente, la de que solo lo mejor vale y la de que siempre se puede más». Antes de que el rector de la Hispalense, Antonio Ramírez de Arellano, clausurara el acto recordando la figura de Pérez Royo como la de un «rector rompedor» que se declaró comunista, fue el expresidente del Gobierno Felipe González quien cerró el turno de intervinientes. González defendió que, en casos como el de Pérez Royo, la jubilación debe de ser un derecho y no una obligación, ya que «no se puede malgastar capital humano por razones burocráticas». Definió al homenajeado como «un personaje muy peculiar», capaz de compatibilizar el rigor del análisis con la pasión personal y una «brillantez que le da un cierto punto de arrogancia». Criticó el nulo espíritu reformador de este país y concluyó dirigiéndose al homenajeado: «A tipos como tú los necesitamos». Decenas de amigos se acercaron a la Universidad. Decenas de amigos se acercaron a la Universidad.

  • 1