Economía

Trichet agrega tensión al sugerir un alza de tipos que EEUU quiere bajar

Con la inflación como telón de fondo, el BCE ha mantenido el precio oficial del dinero en la Eurozona, pero amaga con subirlos. Al otro lado del Atlántico, el problema fundamental es el reducido crecimiento, de ahí que Bernanke sopese recortar los tipos, ahora en el 4,25%.

el 14 sep 2009 / 22:29 h.

Con la inflación como telón de fondo, el BCE ha mantenido el precio oficial del dinero en la Eurozona, pero amaga con subirlos. Al otro lado del Atlántico, el problema fundamental es el reducido crecimiento, de ahí que Bernanke sopese recortar los tipos, ahora en el 4,25%.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, advirtió el jueves de que la entidad está dispuesta a actuar preventivamente contra las presiones inflacionistas, lo que significa que podría subir los tipos de interés. Previamente el consejo de gobierno de la institución había decidido mantener las tasas para la Zona Euro en el 4%.

Trichet se expresó con dureza respecto a las presiones al alza sobre los precios y dijo que el banco europeo está "dispuesto a actuar preventivamente para que no se materialicen los riesgos para la estabilidad de precios y los efectos de segunda vuelta", es decir, para que la elevada inflación no se transforme en subidas salariales e incrementos de los precios.

Pese al duro tono de las declaraciones del presidente del BCE, los expertos descartan que la entidad vaya a restringir su política monetaria en los próximos meses. Trichet explicó que la decisión de dejar el precio del dinero en el 4% se tomó por consenso pero que el máximo órgano ejecutivo del BCE también discutió un incremento.

Una subida de las tasas contribuiría a frenar la inflación de la Eurozona, que en diciembre se situó en el 3,1 por ciento, pero el BCE carece ahora de margen de maniobra ya que la crisis financiera, que ha encarecido los créditos, podría perjudicar el crecimiento de la economía europea.

En este sentido, el analista de Commerzbank Michael Schubert consideró que "el consejo de gobierno del BCE sigue ladrando pero no va a morder".

Trichet dijo que el BCE no tolerará que la elevada inflación actual, por el encarecimiento del petróleo y de algunos alimentos, cree efectos de segunda vuelta.

En cambio, y al otro lado del Atlántico, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, preocupado por los nubarrones sobre la economía de EEUU, indicó que podrían ser necesarias nuevos recortes de las tasas de interés, lo que provocó una alza en las bolsas y la caída del dólar.

"Puede que sea necesario un aflojamiento adicional de la política monetaria", comentó Bernanke en un discurso ante grupos empresariales en Washington. La Reserva Federal "está lista para tomar medidas sustantivas en apoyo del crecimiento económico".

El anuncio tuvo un impacto inmediato en la Bolsa de Wall Street, que recibió de buen grado el anuncio de un nuevo abaratamiento en el precio del dinero, aunque el dólar siguió depreciándose.

"Las turbulencias han afectado las perspectivas de la economía en general, principalmente por sus efectos en la disponibilidad y los términos del crédito a los hogares y las empresas", añadió.

  • 1