Economía

Trichet insta a España a abaratar el despido y moderar los salarios

En sintonía con lo que defiende la patronal y totalmente en contra de lo que piden los sindicatos. El presidente del Banco Central Europeo (BCE) Jean-Claude Trichet, instó ayer a España a abaratar el despido y a moderar los salarios sin tener en cuenta la inflación, además de valorar que el coste de la protección laboral es "excesivamente oneroso".

el 16 sep 2009 / 04:39 h.

En sintonía con lo que defiende la patronal y totalmente en contra de lo que piden los sindicatos. El presidente del Banco Central Europeo (BCE) Jean-Claude Trichet, instó ayer a España a abaratar el despido y a moderar los salarios sin tener en cuenta la inflación, además de valorar que el coste de la protección laboral es "excesivamente oneroso".

El mensaje lanzado ayer por el presidente del regulador europeo, Jean-Claude Trichet, sobre la necesidad de la reforma laboral en España, fue aún más directo que el defendido por la patronal nacional CEOE en los últimos días. Así, el máximo mandatario del BCE instó ayer a una reforma laboral en España y a la moderación salarial -sin vincular su evolución a la inflación-. Además, afirmó que el coste de la protección laboral es "excesivamente oneroso" para los empresarios.

En un encuentro organizado en Madrid por el Foro Nueva Economía, Trichet afirmó que para lograr un mercado de trabajo más dinámico sería bueno eliminar "rigideces", por lo que recalcó que está "totalmente" de acuerdo con el Banco de España -planteamiento que le ha supuesto enfrentamientos con el Gobierno- y su petición de una reforma laboral, con menos rigidez que la legislación actual. Trichet aseguró que es mejor que se lleven a cabo negociaciones en las propias empresas y no a nivel general, "porque así se pueden adaptar a la situación y ayudar a conservar los empleos y aumentarlos cuando sea posible".

Por otra parte, aseguró que el nivel en que se encuentran los tipos de interés europeos, en el 1%, "es el adecuado". Trichet hizo esta consideración una semana antes de que el BCE celebre su reunión mensual sobre tipos de interés en la que se decidirá si se mantienen o si cabe la posibilidad de algún recorte adicional.

El presidente del BCE también manifestó que en España, al igual que en otros países de la UE, "ya no queda margen de endeudamiento" y aseguró que su mensaje es que "no se añada nada más a las decisiones que ya se han tomado, hagan lo que se ha decidido y lo más rápidamente posible".

Trichet aseguró que al comienzo de la crisis muchos asesores abogaban por el "gastar lo más posible", pero que en la actualidad esa recomendación ha cambiado, por lo que pidió que los países vuelvan a la senda de la sostenibilidad en materia de política fiscal.

Sobre la reforma del sistema financiero, el presidente del BCE explicó que para España como para otros países, este asunto es "sumamente importante", y aseguró que son necesarios sistemas "más resistentes, que aguanten mejor los choques y las tensiones".

Añadió que España, al igual que otros países europeos, tiene un sector financiero "diversificado", ya que algunas entidades han recurrido a las ayudas y otras no lo han hecho.

En este sentido, añadió que la recuperación económica depende del sector financiero y que es necesario llevar a cabo una reestructuración de los bancos para que éstos puedan conceder préstamos con normalidad, "como es su deber". Trichet indicó que todos los organismos económicos internacionales están de acuerdo en que la caída de la actividad económica está desacelerándose, pero advirtió de que "ésta es una situación incierta" y hay que mantenerse siempre "en alerta".

Agregó que la economía española se vio muy afectada por los riesgos del sector financiero a nivel global y subrayó los años de bonanza de España y el peso del sector de la construcción en los años de crecimiento.

Por último, incidió en que durante años el incremento de la demanda doméstica condujo a una alta inflación, cuya persistencia y los costes laborales en comparación con la media de la Zona Euro afectaron a la competitividad española, "que tendrá que ser recuperada".

  • 1