Local

Tristeza y apocalipsis

el 03 nov 2011 / 11:56 h.

TAGS:

Justine (Kirsten Dunst) y Michael (Alexander Skarsgard) dan una suntuosa fiesta para celebrar su boda en casa de la hermana de la novia (Charlotte Gainsbourg) y de su marido (Kiefer Sutherland). Horas más tarde de la recepción, las tensiones familiares ya están al borde de la explosión.

Claire, su ligeramente nerviosa hermana, trata de sostener a la familia unida, pero el caos es inevitable. Cuando la segunda parte de la película se abre, Justine es ahora un caso perdido, después de haber ahuyentado al adorable Michael.
A través de la insistencia de Claire, ella se queda con la familia de su hermana, actuando raro, y consiguiendo poner nervioso a John.

Además de su drama familiar, Claire está cada vez más preocupada sobre los escenarios del fin del mundo con respecto a Melancolía, un planeta desconocido hasta la fecha que proyecta cruzar muy cerca de la Tierra.
Como astrónomo aficionado, John le asegura que no se debe prestar atención a los medios de comunicación con tales tonterías.

El filme causó sensación en el Festival de Cannes. Y habría ganado la Palma de Oro si no se hubieran producido las desafortunadas declaraciones de Lars Von Trier que hicieron que lo declararan persona “non grata”. Es una película especial, original y sorprendente. Kirsten Dunst, ganadora del premio a Mejor Actriz en el Festival de Cannes interpreta a una Justine desquiciada y sensible, con variados y ricos matices.
Entre los actores masculinos, Alexander Skarsgård es delicado y digno, un héroe enamorado al que su victoria vence. En los papeles secundarios dos destacan por su exactitud y carisma: Charlotte Rampling y John Hurt, expareja en la pantalla. La acidez, el sarcarmo y la ironía de sus personajes aportan densidad.

Melancolía tiene de todo y probablemente por esto hay gente que la adora y quien la detesta. Utiliza conceptos de ciencia ficción y por otra parte los personales dramas humanos intensos que no dejan a nadie indiferente.

  • 1