Cultura

Triunfo de la jota en la tierra de la bulería

Este año hemos ido sólo dos veces al Festival de Jerez, porque en su programación había pocas novedades. Lo cierto es que es un gran festival y que en Jerez se está siempre a gusto, con certamen o sin él. Por nada del mundo quisimos perdernos Flamenco se escribe con jota, de Miguel Ángel Berna y Rafael Campallo.

el 15 sep 2009 / 23:54 h.

Este año hemos ido sólo dos veces al Festival de Jerez, porque en su programación había pocas novedades. Lo cierto es que es un gran festival y que en Jerez se está siempre a gusto, con certamen o sin él. Por nada del mundo quisimos perdernos Flamenco se escribe con jota, de Miguel Ángel Berna y Rafael Campallo. Al sevillano Campallo ya lo descubrimos hace tiempo, pero al zaragozano sólo lo habíamos visto bailar por televisión. ¡Qué maravilla de bailarín! Eso es bailar, aunque sea la jota, que, dicho sea de paso, es un baile precioso y muy nuestro también.

Era digno de ver cómo en la Meca de la bulería le tocaban palmas a compás a este genial artista, que toca las castañuelas como si en sus dedos durmieran los espíritus de Vicente Escudero y Antonio el bailarín. Campallo y Úrsula López están estupendos, aunque alargaron demasiado sus bailes, y en un espectáculo de una hora y media, es algo inadmisible. Campallo consiguió una buena soleá, con detalles flamenquísimos y sus clásicas y simpáticas poses.

Pero la obra es impresionante por lo que Miguel Ángel Berna hace con la jota, con su cuerpo y con las castañuelas. Es el talento personificado, la prueba palpable de que la técnica es un buen procedimiento para llegar al arte. Si a este artista le diera por montar espectáculos de flamenco, esos que se hacen llamar coreógrafos acabarían poniendo un puesto de higos chumbos.

  • 1