Local

Triunfo de la vida

Cuadro escribo esto no sé que habrá ocurrido anoche en Viena. Debo seguir adelante ignorando, a la fuerza, el estado de ánimo de todos ustedes. Pero lo haré porque, aún ignorando lo que pasó ante Alemania, es fácil saber algo de lo que puede estar ocurriéndole un gran número de vidas hoy.

el 15 sep 2009 / 07:09 h.

Cuadro escribo esto no sé que habrá ocurrido anoche en Viena. Debo seguir adelante ignorando, a la fuerza, el estado de ánimo de todos ustedes. Pero lo haré porque, aún ignorando lo que pasó ante Alemania, es fácil saber algo de lo que puede estar ocurriéndole un gran número de vidas hoy.

Por ejemplo sé que, pasara lo que pasara anoche, hay mucha gente que agradecerá en Andalucía que sus seres queridos puedan ahorrarse un calvario hacia la muerte. La valentía del gobierno socialista al sacar adelante la Ley de Dignidad ante el proceso de la muerte es coherente con la sólida política ética que ha seguido en esta materia; y, por otra parte, contrasta con la crueldad insólita, con enfermos y familiares, de la Comunidad de Madrid con un boicot real a los cuidados paliativos. Allí, un falso debate sobre la eutanasia ha servido para desasistir a enfermos.

También sé que muchos de los que se oponen desde la Iglesia y su entorno a este derecho lo hacen sin pensar un segundo en el prójimo. No es justo, como tampoco lo es que muchos guardianes de la moral católica critiquen lo que luego no dudan en usar cuando les atañe. Hay que luchar por el buen vivir de la ciudadanía y aplaudir la ayuda para el bien morir, con normas serias para enfermos, familias y profesionales.

Sé que Andalucía acogerá la Ley sin estridencias porque la gente entiende el dolor y el amor. Y sé que, haya o no levantado el capitán Casillas la merecida Eurocopa, seguiremos viviendo y muriendo, y que pronto ante el último lecho de un ser querido sabremos que no sufrirá inútilmente. Todo un triunfo de la vida.

Periodista

opinion@correoandalucia.es

  • 1