viernes, 14 diciembre 2018
18:19
, última actualización
Deportes

Triunfo 'made in Betis' que vale media salvación

el 31 mar 2012 / 22:09 h.

Cuando ni los propios béticos, que ya estaban otra vez con la depre, daban un duro por su equipo, surgió el Betis de siempre para romper todos los pronósticos y dejar medio sellada la permanencia con un holgado triunfo en la Rosaleda, cuando el fantasma del descenso empezaba a merodear de nuevo por mor de otra racha nefasta (3 de 18) que le hizo dilapidar buena parte del colchón de puntos que tenía sobre la zona de descenso.

El tremendismo de los béticos ya había hecho aparición, pues el doble tropiezo casero ante Espanyol (que empató en el 93’) y Racing (que se pudo llevar un saco y acabó empatando) impidió amarrar de una vez por todas la permanencia y la espectacular remontada del Zaragoza ya metía miedo a más de uno, pues los maños, de estar a catorce puntos el 20F cuando cayeron ante los de Mel en La Romareda, se habían plantado a tan sólo cuatro antes de que el balón empezara a rodar en la Rosaleda ante un Malaga enrachado que pasaba por el mejor momento de la temporada.

Y es que el equipo de Pellegrini se había apoderado de la cuarta plaza despúes de ganar 5 de sus 6 últimos partidos, y de hacerse fuerte en casa, donde sumaba cinco victorias consecutivas y sólo había cedido esta temporada ante Barcelona y Real Madrid.

Ofensivo. Todo en contra, por tanto, de un Betis en el que Mel se la jugó con  una alineación muy valiente –temeraria para algunos–, dejando a Iriney en el banquillo y con cuatro delanteros en el once, Jeff, Pereira, Rubén y Santa Cruz, que no pudieron más que correr detrás del balón durante la primera media hora, de claro dominio blanquiazul aunque escasas ocasiones de peligro sobre el portal de Fabricio.

No jugaban los verdiblancos un pimiento porque apenas tenían el balón y el Málaga tocaba y tocaba con calidad para nublarse arriba, por lo que estaba claro que el Betis podía hacer una de las suyas a la mínima que se presentara, y cobrarse la factura que le habían dejado Racing, Espanyol o Madrid en los últimos partidos. Así fue: con dos acciones a balón parado logró marcar dos goles en sus dos primeras llegadas, un remate con el hombro de Rubén Castro y un gol de Dorado –que llevaba dos en propia meta– después de un barullo en el área a la salida de un córner.

Esas dos acciones en los cinco minutos previos al descanso dieron al Betis una sustancial ventaja que supo defender en la segunda parte, con oficio en su defensa y buenas intervenciones del meta Fabricio, que impuso su físico en los balones colgados y metió un par de manos providenciales ante remates de Duda y Buenanote.

De haber jugado con algo más de cabeza los béticos podían haberle hecho un roto aún mayor a un Málaga volcado, pero no fue la noche de Jeff y gente como Santa Cruz, Pereira o Rubén gastaron más fuerzas en defender que atacar. Con 0-2, era de lo que se trataba. Como en el Calderón, el Betis supo jugar su partido y la recompensa es un triunfo que vale media salvación.

- Ficha técnica:

0 - Málaga CF: Kameni; Gámez, Mathijsen, Weligton, Monreal (Buonanotte, m. 75); Cazorla, Demichelis, Eliseu (Duda, m. 46), Sebastián Fernández (Van Nistelrooy, m. 59); Isco y Rondón.

2 - Real Betis Balompié: Fabricio; Nelson, Amaya, Dorado, Nacho; Pereira, Beñat (Iriney, m. 52), Cañas, Montero (Juanma, m. 58); Rubén Castro y Santa Cruz (Matilla, m. 78).

Goles: 0-1, M. 40: Rubén. 0-2, M. 46: Dorado.

Árbitro: Teixeira Vitienes I (Colegio Cántabro). Mostró tarjeta amarilla al malaguista Weligton (m.38), y a los futbolistas del Betis Nacho (m. 33), Dorado (m. 55) y Nelson (m. 66).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima primera jornada de Liga disputado en el estadio de La Rosaleda ante 30.000 espectadores.

  • 1