sábado, 23 marzo 2019
15:21
, última actualización
Local

'Tu padre es el señorito'

Cuántas historias parecidas acabarán saliendo a la luz desde lo más hondo del campo: una vecina de El Coronil, Sofía Reguera, nacida en 1950, reclama ser fruto del amor prohibido entre un terrateniente y su criada Rosario.

el 15 sep 2009 / 22:29 h.

TAGS:

Cuántas historias parecidas acabarán saliendo a la luz desde lo más hondo del campo: una vecina de El Coronil, Sofía Reguera, nacida en 1950, reclama ser fruto del amor prohibido entre un terrateniente y su criada Rosario.

El noviazgo, "formal" según la demandante, finalizó por oposición de la familia potentada nada más nacer ella, mientras su presunto padre fue "convencido" para casarse con una heredera rica -nieta de quien vendió una enorme finca a su progenitor, según www.toroslidia.com- meses después. El abogado de la demandante, Fernando Osuna, ha pedido una prueba de ADN al cadáver del ganadero, muerto en 1970, con el fin de repartir la herencia, que valora en cuatro o cinco millones de euros y hoy disfruta su único hijo reconocido.

Este patrimonio, explica la demandante, incluye varias conocidas fincas ganaderas repartidas por Morón de la Frontera, Guillena, La Puebla de Cazalla, Marchena, Osuna y Lantejuela, además de un piso, en la plaza de Cuba de Sevilla "que quiso poner a mi madre y que ella se negó a aceptar porque su familia humilde no aceptaba que fuera una querida", añade la mujer.

Reclama asimismo recuperar el apellido compuesto de su padre. Esta vecina de El Coronil -que se crió con su abuela y no con un segundo cónyuge de su madre- esgrime además que en su DNI tiene reconocido un padre de nombre "José", apelativo de su supuesto progenitor.

Si todo esto es cierto, ¿por qué no reclamó antes? Reguera expone que su madre, fallecida hace tres años, no lo consintió en vida. No quiso aceptar regalos "en el papel de la otra" de quien, de grado o bajo fuertes presiones, la abandonó, cuentan ella y Sofía González, su hija y supuesta nieta de este terrateniente.

Paradojas de la vida, la joven ocupa un cargo en el Sindicato de Obreros del Campo (SOC). Y teme que sea difícil extraer el ADN "porque en cuanto comenzamos a movernos la familia reconocida incineró a mi abuelo, en octubre de 2008", cuenta. Empleados de las fincas del hijo de este terrateniente señalaron ayer que él se encontraba "de viaje".

  • 1