Deportes

Tucker amenaza con dejar al Cajasol en crisis

El Cajasol se mide este mediodía (12.30) en San Pablo al DKV Joventut, capitaneado por su gran estrella, el ex cajista Clay Tucker, al que el club sevillano no renovó. Tras dos derrotas seguidas, los de Plaza discuten la quinta posición a los verdinegros.

el 23 ene 2010 / 23:13 h.

No es que el Cajasol haya levantado el pie del acelerador pero tampoco es menos cierto que no está fino en este comienzo de la segunda vuelta. El problema central de su juego no es nuevo. Más bien es un mal crónico. Desde el salto inicial liguero en Dos Hermanas, y salvo alguna tarde excepcional, el conjunto de Plaza sufre mucho para anotar. Con su excelente defensa lo soluciona casi todo, pero a veces el desequilibrio es mortífero. En los dos últimos partidos sólo en uno de los ocho cuartos ha alcanzado los 20 puntos, y en dos de ellos menos de diez.

Esa dificultad -coincide con un bajón de Savanovic, el mejor anotador del equipo, 10 y 7 puntos ante Granca y Madrid- ha trasladado una pérdida de confianza que lleva al equipo a generar dientes de sierra en su rendimiento, cuando si algo había logrado a lo largo de la primera vuelta era tener continuidad en su buen hacer.

Es obvio que ante el Madrid, y más en su cancha, lo normal es perder, pero entregar la victoria en el primer cuarto dando una imagen penosa no es propio de este Cajasol copero de Plaza. Por ello, el encuentro de este mediodía ante otro histórico, el DKV Joventut, rival directo por la quinta plaza, contrastará si la representación de Vistalegre fue producto del mal día que tiene todo hijo de vecino o es algo más trascendente.
Para ese dolor de cabeza que produce el juego de ataque ni Maurice Ager ni Ivan Radenovic, los dos jugadores que han reforzado al Caja respecto al partido de la primera vuelta en Badalona, aportan soluciones y la comparación del alero esta mañana con la estrella verdinegra, el ex cajista Clay Tucker, es de temer sangrante. Se trata de extremos en el rendimiento de estadounidenses. Tucker pasa por ser uno de los mejores de la liga, referencia de lo que debería ser la apuesta por un jugador para una de las dos plazas de extracomunitario en posición exterior: 18,9 puntos, 2.8 rebotes, 3.9 asistencias, 49% en tiros de tres...17.8 de valoración; Ager es de los peores de la ACB, sino el peor: 3.1 puntos, 1 rebote, 0.3 asistencia, 28% en t.2, 29% en t.3...-1 de valoración. Bien por filosofía de equipo (prioridad del colectivo frente a jugadores franquicia), bien porque el club estimó que Tucker no valía lo que pedía, lo cierto es que en el Cajasol se echa de menos un jugador de perfil decisivo como el de Ohio en el perímetro, que además aporta mucho más que puntos. Así, el duelo se planteará como una lucha entre la defensa cajista (68,17) contra un Joventut de clara vocación ofensiva (78,67).

Clay Tucker sólo jugó 11 partidos con el Cajasol, pero fue determinante para que los sevillanos lograsen la salvación. El de Ohio debutó ante el Tau en Vitoria en la jornada 24, y aunque hubo derrota ya fue el máximo anotador con 16 puntos. A continuación fue decisivo para que el Caja hilara 5 victorias seguidas y atara su continuidad en la ACB. Al Pamesa le hizo 37 puntos, al Joventut 22. Acabó promediando 17 puntos y 15 de valoración. Con la Penya lleva 18.9 puntos y 17.8 de valoración.

San Pablo recibe a uno de sus visitantes más incómodos, sobre todo en la última década. Y es que el conjunto de Badalona se ha llevado cinco victorias de sus siete comparecencias más recientes en Sevilla, las tres últimas de forma consecutiva. Ese historial se enfrenta al buen balance de los de Plaza en casa, con 7 victorias en 9 partidos y tres meses sin conocer la derrota (18 octubre). El equipo de Sito Alonso ha ganado a domicilio cuatro de ocho partidos, el último (27 diciembre) ante Unicaja. 

¿LECCIÓN APRENDIDA?

El Caja San Fernando de la 2006-2007 se clasificó también con holgura para la Copa del Rey que se disputó en Málaga, cerrando la primera vuelta con diez victorias, las mismas que han llevado al actual a la cita de Bilbao. Aquel equipo que dirigía con acierto Manel Comas arrancó la segunda vuelta con dos derrotas, una de ellas ante el Real Madrid, como le ha sucedido al de Plaza ahora aunque la de Canarias correspondía a la primera vuelta. El precedente de ese equipo cajista debería servir de lección, porque lo que pudo ser una temporada de notable o sobresaliente acabó como el rosario de la aurora. El Caja sólo ganó cuatro partidos en toda la segunda vuelta, en la que se vivieron episodios extradeportivos sangrantes para la imagen del club sevillano. Y Comas acabó destituido. Plaza no quiere que la Copa tenga también un efectivo negativo en forma de relajación. Y lo de Madrid da que pensar. 

 

  • 1