Local

Túmbala critica la "inhibición" de Cultura

La plataforma contra la Torre Pelli lamentó ayer la falta de implicación del Gobierno central.

el 09 jun 2011 / 19:10 h.

TAGS:

Estado actual de las obras del rascacielos de Cajasol diseñado por César Pelli.

El Ayuntamiento, la Junta y, ahora, el Ministerio de Cultura. La plataforma Túmbala -contra la torre Pelli que Cajasol levanta en la Cartuja- denunció ayer la "inhibición" e "inacción" del Gobierno central ante lo que consideran un "pésimo precedente para el patrimonio español". A su juicio, la dejación de funciones es "evidente" en todas las administraciones.

El presidente de Hispania Nostra, Alfredo Pérez de Armiñán, letrado de las Cortes y uno de los expertos más reconocidos en materia jurídica sobre patrimonio del país, aseguró que Consejería y Ministerio tienen la obligación legal de intervenir cuando se produce un riesgo para el patrimonio histórico y recalcó que la Junta (a la que achacó "inhibición culpable") debería haber ampliado el conjunto histórico de Sevilla para impedir la construcción de la torre en ese lugar y, al no hacerlo, debería haber intervenido el Ministerio. Es, por ejemplo, que lo que ha hecho para proteger El Cabañal, en Valencia, un barrio de pescadores amenazado por los planes urbanísticos municipales.

Ministerio y Consejería de Cultura, pues, vulneran sus deberes de tutela de los intereses patrimoniales, lo que puede convertir a la torre Pelli en un "pésimo precedente" en España, según Pérez de Armiñán, invitado a un acto de Túmbala . Además, defendió que el rascacielos de 178 metros aún puede paralizarse. "No es imposible revocar su licencia de obras", apuntó tras añadir que, eso sí, el nuevo Ayuntamiento del PP tendría que resarcir a Cajasol por ello.

En ese encuentro, Víctor Fernández Salinas, profesor de la Universidad de Sevilla y secretario general de Icomos España (el órgano asesor de la Unesco en materia de patrimonio), admitió que es difícil saber qué pasará en el Comité de Patrimonio Mundial que se reunirá del 19 al 29 de junio en París. Allí Icomos, un año más -y ya van tres-, pedirá que se incluya a la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro, paso previo a la retirada de ese título. Y es que este año el Ayuntamiento de Sevilla tiene otro color. Está por ver si Juan Ignacio Zoido respalda o no el informe que el alcalde en funciones, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), llevó en mano a París.

"Espero que el Comité sea serio, no como el año pasado, y, si no se incluye a Sevilla en la lista de Patrimonio en Peligro, sí dé un toque de atención más potente", comentó Fernández Salinas, que sostuvo que Sevilla debió intentar ampliar la zona protegida y no situar el rascacielos en la Cartuja. Además, destacó la "preocupante indolencia en la ciudad" y subrayó que tal proyecto sería "impensable, imposible en ciudades como Florencia".

"Hay una nebulosa legal sobre el paisaje y sobre los métodos reales de protección, pero parece absurdo tener que explicar que la torre tendrá impacto sobre el patrimonio. Es incuestionable", sentenció. En cuanto al viaje de Monteseirín, lo enmarcó en la "ceremonia de la confusión" iniciada ante la próxima cita del Comité. El arquitecto Fernando Mendoza atribuyó a "Monteseirín, Pulido y Chaves" la autoría del proyecto y la "estructura mafiosa de las administraciones de protección patrimonial".

  • 1