Local

Tussam afronta el Viernes de Dolores con otra huelga parcial

La convocatoria,  de paros de dos horas por la mañana, tarde y noche sólo tiene el respaldo de CCOO

el 06 abr 2011 / 19:17 h.

TAGS:

Emana, en el choque ante el Celta.

De nuevo el Viernes de Dolores, el día en el que se registran los mejores datos de viajeros en Tussam del año, se afronta bajo la amenaza de paros sindicales , en esta ocasión debido a los retrasos en los pagos de determinados complementos de 2010. La convocatoria, de dos horas en los turnos de madrugada, mañana y tarde cuenta con el respaldo únicamente de CCOO –los otros sindicatos no lo apoyan– y coincidirá con uno de los hitos del mandato por parte del gobierno local: el estreno del servicio del tranvía hasta San Bernardo .

Los paros tendrán otros dos episodios más el 10 de mayo –ya pasada la Feria– y el 10 de junio –en plena campaña electoral–. La plantilla de Tussam es la segunda que inicia movilizaciones en la recta final del mandato, después de que ya anunciaran movilizaciones los trabajadores de la grúa en protesta por la intención de Aussa de volver a presentarse al concurso para la adjudicación del servicio de retirada de vehículos.

La convocatoria, registrada esta semana en la Delegación de Empleo, plantea paros parciales de la plantilla entre las doce de la noche y las dos de la madrugada; de nueve a once de la mañana; y de cinco a siete de la tarde. Durante estas franjas horarias, los trabajadores están llamados a abandonar sus puestos y a paralizar las líneas de autobús. Una medida que, pese a tener una corta duración, podría repercutir en todos los servicios de una de la jornada con más usuarios de todo el año.

Pese a esto, dos elementos dejan en el aire la repercusión de esta convocatoria. El primero, el formato. CCOO ha escogido una fórmula que no se ha aplicado en la empresa de transportes en los últimos años: los paros parciales. Esto implica que los conductores, incluso con el autobús repleto, abandonen sus puestos y paralicen el servicio esas dos horas. El seguimiento, por tanto, es mucho más complicado que en una huelga tradicional donde no se llega ni a iniciar el turno y hay piquetes informativos. El segundo elemento, es el limitado apoyo sindical. CCOO es mayoritaria en la plantilla, pero no cuenta esta vez con el respaldo de otros sindicatos como ASC o CGT.

Pese a esto, la convocatoria sí puede tener incidencia dada la relevancia de la jornada, tanto económica como política: el 15 de abril se estrenará el tranvía hasta San Bernardo. De hecho, ya la última visita al apeadero se vio afectada por protestas vinculadas a la empresa, en este caso de los eventuales de Tussam, que ayer cumplieron su décima jornada acampados en la Plaza Nueva.

En este caso, el paro no está vinculado a los puestos de trabajo, sino al incumplimiento del convenio –por el retraso en los pagos de algunas nóminas– y, sobre todo, a las deudas contraídas por la empresa correspondientes a pluses y complementos que debían haberse abonado a principios de 2011. La empresa asume estas deudas que afectan a conceptos como la paga de las fiestas primaverales; la diferencia entre el precio al que se pagó la hora extra en 2010 y su valor al cierre del año; y la prima por el traslado de los conductores.

Esta huelga coincidirá además con la planteada por los trabajadores del servicio de grúa, aunque en este caso la convocatoria no se reducirá a una jornada, sino que se mantendrá durante las dos fiestas primaverales –Semana Santa y Feria–. En este caso la plantilla, que sufre un Expediente Temporal de Regulación de Empleo, reclama que Aussa no se presente al nuevo concurso.

  • 1