Local

Tussam avisa de que las arcas municipales sufrirán si no suben las tarifas

La dirección de Tussam asume la rebaja que realizará mañana el Gobierno a su propuesta de subida de tarifas. Pero ayer lanzó una advertencia: si es excesiva, serán "las arcas municipales las que resentirán". Pese a esta tensión, hay ya puntos de acuerdo.

el 15 sep 2009 / 16:24 h.

TAGS:

La dirección de Tussam asume la rebaja que realizará mañana el Gobierno a su propuesta de subida de tarifas. Pero ayer lanzó una advertencia: si es excesiva, serán "las arcas municipales las que resentirán". Pese a esta tensión, hay ya puntos de acuerdo: todos coinciden en limitar la prestación para los pensionistas a rentas bajas y medias y en reestructurar la tarjeta mensual.

Esta modificación es una de las propuestas que pueden compensar, aunque sea levemente el desajuste financiero de Tussam, dado que no se aceptará el incremento medio de los precios de un 23%. La medida, que está siendo sometida a estudios jurídicos, afectará a un 11% de los usuarios del transporte público, alrededor de 26.000 viajeros al día -según los datos de memoria corporativa cerrada en diciembre de 2006-.

Los títulos de 30 días representan una pequeña fuente de ingresos para la sociedad, pero dada la situación económica, cualquier partida es importante. La empresa ingresa anualmente cerca de 4 millones de euros por este concepto, una cantidad que se modificarían si se aplican los criterios que pretende el Gobierno local: el título pasaría a ser personal e intransferible -hasta ahora es al portador- y tendría un precio de 35 euros para los ciudadanos no empadronados en Sevilla y una reducción para los residentes en la capital. Según los datos de la citada memoria de 2006, unos 21.000 usuarios de Tussam provienen de enlaces con autobuses interurbanos -18.700- o la red de Cercanías -2.523-. El Consorcio Metropolitano y la Delegación de Obras Públicas declinaron ayer entrar a valorar esta propuesta, ya que entra dentro de la autonomía de la empresa municipal de Sevilla, aunque afecte a la movilidad metropolitana.

Pero ésta es sólo una parte de la modificación que experimentarán las tarifas en 2009. Tussam ha propuesto subidas en todos los conceptos -el billete sencillo pasará a costar 1,3; el bonobús sin transbordo, 6,5; y el con transbordo, 7,2-. El Gobierno está dispuesto a aceptar un incremento de todos los precios, aunque no al nivel que plantea la empresa. Su director gerente, Carlos Arizaga, advirtió ayer, en declaraciones a Radio Sevilla, de las consecuencias de no aceptar la propuesta de Tussam: "Si no se acepta, será el Ayuntamiento, con el dinero que obtiene de los ciudadanos, el que aporte más cantidad. Y las arcas municipales se resentirán sensiblemente".

Sus palabras se apoyan en datos: en cuatro años, el Consistorio ha gastado 187 millones de euros en mantener a flote a Tussam. La administración y la empresa asumen casi un 60% del coste de los billetes. Cada viaje está valorado en 1,2 euros, mientras que para los usuarios de bonobús -casi la mitad- apenas supone 50 céntimos.

La inversión municipal para evitar la quiebra de la empresa es la cuarta más grande de toda España, la mayor a una sociedad que no tiene Metro. Según la memoria de 2006, el 52% de los ingresos de Tussam vienen de transferencias públicas, porcentaje que sólo superan Barcelona-60%- y Valencia -53%-.

Para evitar que aumente, Tussam ha diseñado sus nuevas tarifas. Mañana prevé volver a presentarlas al consejo de administración, aunque luego puedan ser modificadas por el Gobierno local.

  • 1