martes, 23 abril 2019
08:08
, última actualización
Local

Tussam culpa a la Junta de que su tarjeta no esté adaptada al Metro

El Ayuntamiento alega que los usuarios de Tussam, por ahora, no podrán hacer trasbordo con el Metro porque la Junta no barajó esta posibilidad desde un principio. Lejos de asumir la responsabilidad, el Consistorio achaca la incompatibilidad a la falta de previsión.

el 15 sep 2009 / 18:34 h.

TAGS:

J. Alonso / N. Jiménez

El Ayuntamiento alega que los usuarios de Tussam, por ahora, no podrán hacer trasbordo con el Metro porque la Junta no barajó esta posibilidad desde un principio. Lejos de asumir la responsabilidad, el Consistorio achaca la incompatibilidad a la falta de previsión. IU incluso habla de "discriminación".

Para subirse al Metro el día 20 de diciembre habrá que comprar una tarjeta univiaje, un bonometro y tener la tarjeta del Consorcio de Transporte del Área Metropolitana. De nada servirá ser usuario de Tussam. No se podrá hacer trasbordo ni obtener descuentos por uso frecuente, como ocurrirá con los de la corona. El motivo, que Tussam aún no tiene en marcha, al 100%, el sistema de tarjetas sin contacto, según la Junta.

Sin embargo, los responsables de Tussam no opinan lo mismo. A su juicio, la empresa está "en condiciones tecnológicas de abordar fórmulas de compatibilidad con el Metro mediante tarjetas sin contacto de forma inmediata". En cambio, el pasado lunes, la delegada de Obras Públicas, Salud Santana, y Mercedes Burgos, responsable de Ferrocarriles Andaluces, apuntaron que, por ahora, es "imposible técnicamente".

Los responsables de la empresa municipal defienden que la compatibilidad no es una realidad ya porque el Consorcio, el Metro y la Junta le trasladaron "que la única tarjeta que de inicio debía permitir la integración intermodal era la tarjeta propia del Consorcio". Así, la negociación empezó hace unos seis meses y Tussam no descarta que todo esté listo para el 20 de diciembre.

Esta tarjeta sin contacto del ente metropolitano ya se ha probado con éxito en los autobuses urbanos y Tussam prevé que se pueda usar a finales de mes, "una vez que el Consorcio facilite el software que habilita la compatibilidad tarifaria de dicha tarjeta con Metro", recalcaron, eximiéndose de cualquier retraso, pese a que Tussam anunció a principios de año que el pasado verano ya se diría adiós a los bonobuses de cartulina.

El uso de las tarjetas sin contacto en Tussam empezará a desplegarse en diciembre, según la empresa, que prevé completar el proceso a lo largo de los primeros meses de 2009. El problema, según los responsables municipales, es que los sistemas son diferentes: en el Metro y los autobuses metropolitanos se paga por el trayecto recorrido y en Tussam, según el cliente. Hay tarifa especial para jóvenes y es gratis para mayores de 65 años y parados.

Con todo, desde el Ayuntamiento matizan que la configuración de un sistema integrado con el Metro "sólo" depende de la definición "del alcance", algo que debe acordarse con el Consorcio, que está formado por la Junta, las diputaciones y los ayuntamientos.

El primer teniente de alcalde y portavoz de IU en el Ayuntamiento rechazó que la responsabilidad de la no integración de Tussam en el sistema tarifario del Metro se deba a una falta de adaptación de la empresa municipal. "En mi opinión Tussam sí ha hecho sus deberes.

Está en condiciones de poner en marcha un sistema compatible con el Metro. Ya está en funcionamiento en 400 vehículos y hay 90.000 usuarios de tarjetas sin contacto que pueden emplearlo. Las tres redes de recarga están preparadas, y hay 1.200 puntos de recarga", señaló en referencia a la implantación de los bonos para la tercera edad y de la labor realizada en los principales puntos de venta del servicio municipal de transportes.

Torrijos, pidió que se establezcan ayudas y tarifas específicas para los colectivos más desfavorecidos, eludió entrar en un enfrentamiento directo con la delegada de Obras Públicas, pero sí aludió a que debe haber "otros problemas" y subrayó que la propuesta perjudicará a los ciudadanos de Sevilla, especialmente a los usuarios del transporte público: "No creo que la Junta discrimine al Ayuntamiento de Sevilla, en todo caso discriminaría a los usuarios de bus de Sevilla, si no se busca una fórmula adecuada".

  • 1