Local

Tussam gasta más en personal y llega a 52 millones de déficit

La empresa se queda sin margen al alcanzarlos 136 millones de deuda.

el 26 mar 2010 / 19:49 h.

TAGS:

La última huelga provocó largas colas en las paradas.

Tussam aprobará sus cuentas el próximo martes, dos días después de la jornada de huelga convocada por los sindicatos. Las cifras revelan la situación crítica de la empresa de transportes y el escaso margen de maniobra que le resta a la sociedad municipal con un plan de saneamiento congelado por la falta de acuerdo. Las pérdidas se situaron en los 52,2 millones de euros y el endeudamiento en 136,5 millones -lo que deja a la empresa sin apenas margen para solicitar nuevos créditos-. En 2009 se volvió a repetir el escenario de ejercicios anteriores: con los ingresos propios de la empresa -49,5 millones de euros- apenas se asumen dos terceras partes del coste de personal, que alcanza los 63 millones.

La situación no obstante es mejor que en el ejercicio anterior. La subida de tarifas ha permitido a la empresa un incremento de los ingresos propios de tres millones de euros y el inicio de las medidas de ahorro ha recortado otro millón en el capítulo de gastos, lo que ha permitido que las pérdidas se reduzcan en dos millones con respecto al ejercicio anterior. El lastre ha vuelto a ser el gasto en personal, que en plena crisi de la empresa, ha vuelto a incrementarse en dos millones de euros. "No se trata de la revisión salarial por la actualización de las nóminas, sino de los complementos que tiene la plantilla que encarecen el servicio", explicaron fuentes de la empresa pública que subrayaron que no hay margen para pedir más créditos. De hecho, sólo los traspasos del edificio Diego de Riaño y de la parcela del Prado, con un valor de más de 30 millones de euros, han evitado que la empresa entre en quiebra en este ejercicio.

Para enderezar esta situación, Tussam inició el pasado mes de septiembre un plan de saneamiento que debía ir aparejado al que apruebe el Ayuntamiento de Sevilla. Pero las negociaciones han encallado con los sindicatos, y ni siquiera se han dados los pasos previstos: revisar las tarifas, reestructurar las líneas, negociar con el Consorcio Metropolitano de Transportes y establecer un plan de transferencias del Ayuntamiento a la empresa para los próximos años.

El desencuentro con los sindicatos derivará en una huelga convocada para el próximo domingo de Ramos y que la empresa y los sindicatos dan por segura. No están previstas conversaciones de última hora porque apenas hay margen para el acuerdo.

  • 1