Local

Tussam pagará pese a su crisis parte de la extensión del tranvía

El Ayuntamiento saca de Tussam 450.000 euros para pagar la dirección facultativa de la ampliación del tranvía

el 28 oct 2009 / 22:30 h.

TAGS:

La ampliación del Metrocentro sigue sin arrancar, pese a que estaba prevista para el mes de abril. En julio, se adjudicó definitivamente, y a día de hoy sólo se han realizado los acopios de materiales. No hay desvíos de tráfico ni han empezado las máquinas, pese a que los plazos son cada vez más ajustados. La obra debía estar terminada en diciembre y una prórroga permitió retrasarlo al mes de junio. Si la duración del proyecto son siete meses, o empieza en noviembre o ya no hay margen, lo que abriría las puertas a una devolución del dinero al Estado. El delegado de Movilidad, Francisco Fernández, subrayó ayer que la obra se hará, que empezará a partir del mes de noviembre, que hay tiempo suficiente, pero que se ha producido un problema de financiación. Faltaban unos 450.000 euros, que finalmente han tenido que ser transferidos a través de Tussam, pese a su crítica situación.

¿Pero cómo un proyecto financiado por el Estado y con los fondos garantizados tiene problemas presupuestarios? Los fondos del Plan 8.000 tienen varios límites: generan más gastos corrientes y deben ser complementados con aportaciones municipales. Principalmente las direcciones facultativas -una figura de mediación entre el Ayuntamiento y la empresa adjudicataria-. Su coste en el caso de la ampliación del Metrocentro es de un 8% del presupuesto total, en torno a los 450.000 euros.

Durante meses, el área de Movilidad ha buscado recursos económicos para afrontar este gasto, sin que haya conseguido liberar una partida. Al final ha tenido que recurrir a Tussam, pese a su delicada situación, y a una partida existente en la empresa de transportes vinculada al Metrocentro. Desde Movilidad subrayan que no se ha debilitado aún más a la empresa de transportes porque era un dinero que estaba ahí y que no se había gastado.

A partir de este punto, debe salir a concurso público la dirección facultativa y ser adjudicada. El problema es que han transcurrido seis meses desde que se anunció el inicio de las obras y los plazos del Plan 8.000 están acotados, aunque pueda justificarse la prórroga. De hecho, los dos pasos inferiores, que arrastran también varios meses de retraso pero que tienen más margen de maniobra, tienen sus trámites más avanzados y ya tienen la dirección facultativa.

  • 1