martes, 20 noviembre 2018
14:52
, última actualización
Local

Tussam sufre su mayor desplome y pierde 2,5 millones de viajeros

La caída, la más grave de los últimos siete años, reduce un 5% el número de usuarios por kilómetro.

el 10 oct 2011 / 19:39 h.

TAGS:

Las líneas de Tussam están sufriendo durante 2011 la mayor sangría de viajeros desde 2004. Sólo en los ocho primeros meses del año -hasta agosto- la cifra de usuarios ha caído en 2.484.014 viajeros, un descenso que representa una caída del 4,6% y que, de mantenerse, provocará un desplome al cierre del ejercicio de 3.766.783 personas. La bajada, que afecta a decenas de líneas del transporte público, eleva además el coste del servicio: el número de viajeros por kilómetro recorrido por las líneas ha bajado un 5,7%, ya que la caída de usuarios ha coincidido con un aumento del número de las distancias recorridas por los vehículos en 88.000 kilómetros, un 0,9% más. Así se recoge en el informe sobre la situación de la empresa que se presentará hoy al consejo de administración y en el que se alude como único motivo de la caída a la crisis y se subraya que en agosto se atenuó el descenso.

El desplome, que ha situado el número de viajeros en 51.543.278 -frente a los 54.027.292 del pasado año-, se ha producido todos los meses casi por igual y en la mayor parte de las líneas, incluyendo el tranvía que pierde 37.756 usuarios pese a su ampliación; a las rutas del interior del casco histórico como la C5 que ha perdido más de la mitad de los viajeros precisamente durante la aplicación del Plan Centro; y la línea 2, la más usada, que se deja 288.121 usuarios en el camino -un 6,2% respecto a 2010-. Las subidas son limitadas, y sólo es significativo el repunte de la línea 5, que recoge una parte -no todos porque muchos se pierden en el camino- de los viajeros de la extinta línea 23. Esta desaparición de varias líneas -que juntas sumaban por estas fechas en 2010 899.000 viajeros- es precisamente uno de los factores que están detrás del desplome, aunque la caída coincide sobre todo con el crecimiento del Metro, y con la crisis.

El descenso coincide con un aumento de los kilómetros recorridos por la empresa -se alcanzan los 11.484.534-, lo que puede desajustar aún más las cuentas de Tussam. De hecho, este desplome anula, de momento por completo el efecto de la subida de tarifas aprobada para este año. La previsión de la empresa era que este incremento debía reportar en torno a 1,8 millones de euros y elevar la recaudación un 4%. De momento, hasta el mes de agosto, la subida es mínima. Casi inapreciable: un 0,05%.

Además de la caída de usuarios, otro factor ha venido a reducir los ingresos: el porcentaje de viajeros con títulos gratuitos de la tercera edad fue el que más subió en 2011. Pese a la limitación de los ingresos, el 17,22% de los usuarios fueron gratis -en total 8.875.752 viajes-. Y Tussam prevé que con la gratuidad completa la cifra puede pasar de 62.500, que existen en estos momentos, a 90.000 beneficiarios. Si esto ocurre, el porcentaje que representa este sector sobre el total puede aumentar sensiblemente y su presencia deberá ser compensada con más transferencias.

Como elemento positivo, y destacado en el informe de la empresa, la velocidad comercial mantiene durante este año el nivel de crecimiento de los últimos ejercicios, aunque sigue lejos de los objetivos marcados por la sociedad. Así, en el mes de agosto, cuando los recorridos son más rápidos se han alcanzado los 13,69 kilómetros por hora frente a los 13,41 del ejercicio pasado.

Crédito urgente de 11 millones

A los problemas habituales económicos de Tussam se han sumado este año los nuevos compromisos adquiridos por el gobierno local, como la contratación del personal de la bolsa de trabajo que se cerró hace meses, o el cumplimiento de una serie de acuerdos firmados con la plantilla que la anterior dirección dejó en suspenso durante varios ejercicios.

Esta situación ha agravado el estado de la tesorería de la empresa, hasta el punto de que se verá obligada a pedir un préstamo extraordinario de 11 millones de euros que supera el endeudamiento máximo que podía alcanzar la empresa durante el presente ejercicio. Así, el nuevo gerente designado por el PP, Manuel Torreglosa, pedirá al consejo de administración que le permita aumentar temporalmente los 51.825.000 euros de endeudamiento máximo que estableció el consejo de administración el 15 de diciembre de 2010. En estos momentos, la deuda asciende a 44.875.000 euros y se pretende obtener un crédito de 11 millones, lo que situaría el endeudamiento en 56,8 millones de euros, cinco más del máximo permitido.

La empresa, que alega que se trata de un acuerdo imprescindible para atender las necesidades de tesorería para el próximo trimestre, prevé en su informe que este incremento no conducirá inevitablemente a que se cierre el año por encima de las previsiones de endeudamiento. La explicación es que antes del 31 de diciembre está planteado, y recogido en las previsiones económicas de la empresa, la amortización de 10,4 millones en distintas operaciones de crédito. De esta forma, y si no se tienen que solicitar nuevos préstamos por parte de la empresa, el ejercicio 2011 se podrá cerrar con un nivel de endeudamiento de unos 45 millones de euros, seis menos del máximo. 

  • 1