Local

Tutora de objetoras a EpC cree que Junta ha hecho "un daño añadido" por no resolver a tiempo el caso

el 10 mar 2011 / 15:05 h.

TAGS:

La tutora de las dos alumnas sevillanas a las que se les ha  denegado el título de Secundaria por no cursar las asignaturas de  Educación para la Ciudadanía y Educación Etico-Cívica en el Instituto  'Delgado Brackenbury' de Las Cabezas de San Juan, Virginia Rodríguez  Arce, considera que la Delegación Provincial de Educación ha  provocado "un daño añadido" a estas estudiantes por no resolver "en  tiempo y forma" el caso.

En una carta remitida a Europa Press, esta profesora argumenta que  la reclamación interpuesta por los padres contra la primera decisión  del equipo docente de denegar el título de ESO no se pudo resolver  "en primera ni en segunda instancia sino, podríamos decir, en cuarta  instancia, ya que el equipo educativo ha tenido dos reuniones de  carácter extraordinario en octubre y enero antes de que resolviera  negativamente para los reclamantes la Delegación en marzo", ya  bastante iniciado el nuevo curso escolar 2010-2011.

Según Rodríguez Arce, no es la primera que en el IES 'Delgado  Brackenbury' se reclama la promoción o titulación de alumnos por no  cursar alguna materia que no son Etica o Ciudadanía y, al contrario  de lo ocurrido en esta ocasión, "todas fueron resueltas dentro de los  plazos establecidos, posicionándose en algunos casos la Delegación  contra la decisión del equipo educativo, lo que es perfectamente  normal".  

Es por esto por lo que la profesora lamenta que se haya tardado  tantos meses en tomar una decisión al respecto. "Al haber dilatado la  Delegación en el tiempo la interpretación de la ley que ellos mismos  han creado, y existiendo jurisprudencia, estas alumnas han perdido,  al menos, un año académico. `Cuánta dificultad han tenido para  adoptar una decisión sobre algo que ya tiene precedentes, causando un  daño añadido a estas menores!", ironiza en su escrito.

Además, cree que uno de los elementos que "distorsiona el normal  desarrollo de la lógica de las cosas" en este caso es "que el Estado  se declara laico, pero en sus Administraciones se practica la  religión". Es decir, que a su juicio, "por un lado se quiere presumir  de laicismo de cara a la galería, etiquetado de progresismo o  izquierdismo y, al mismo tiempo, se quiere conseguir el voto de los  católicos".

"En este caso, la Delegación se posiciona a favor de los  reclamantes, concediéndoles la titulación parcial en octubre,  basándose en las irregularidades e incoherencias cometidas por los  profesores, para posteriormente negarles la titulación en marzo,  apoyándose en el propio equipo educativo", ejemplifica la profesora. 

"¿Es que la Delegación ha perdido la capacidad de poder decidir  basándose en la Comisión Técnica Provincial de Reclamaciones y en las  supuestas irregularidades (no se recogen las competencias básicas en  la programación de Inglés, no se ha abierto el protocolo de  absentismo, no existen criterios establecidos de titulación en el  centro), según transmitió en la reunión extraordinaria de octubre la  inspección al equipo educativo? ¿Y todo para finalmente concluir con  la determinación del equipo educativo?", se pregunta.

Por todo ello, la tutora de las menores concluye que lo que queda  de manifiesto es que a estas alumnas "se les ha producido un daño y,  en este curso, ni han podido repetir, ni van a poder concluir el  nivel que estaban cursando" (1º de Bachillerato con una matrícula  condicionada). De ahí que desee que "haya un punto de encuentro entre  padres y Delegación para paliar este daño" en el que los derechos de  las alumnas "han sido socavados por no resolverse las reclamaciones  en tiempo y forma".

CRITICAS A FECAPA

De otro lado, Rodríguez Arce ha criticado que la Federación  Católica de Asociaciones de Padres de Sevilla (Fecapa) haya culpado a  los profesores de este instituto de "perseguir" a las alumnas por su  condición de objetoras.

"En pleno debate sobre darle más autoridad al profesorado, una  asociación católica no sólo nos desautoriza públicamente, sino que  nos acusa de perseguir a alumnos", argumenta al tiempo que lamenta  que "ni la Delegación ni el centro se hayan dirigido a los medios de  comunicación para defendernos de estas acusaciones".

Finalmente, la profesora plantea en su carta que el "verdadero  problema" que subyace bajo este caso es el del fracaso educativo y  cuyo origen "se encuentra, fundamentalmente, en la falta de voluntad  política". "Lo que ha pasado con estas alumnas es una tragedia  personal para ellas y sus familias pero, ¿para cuándo una  movilización de medios de comunicación por los miles de alumnos que,  ya antes de terminar sus estudios, saben de antemano que son carne de  cañón del sistema educativo, engrosando las estadísticas del  fracaso?", pregunta.

  • 1