sábado, 23 marzo 2019
18:00
, última actualización
Local

'‘Two lovers': Un romance complejo

el 12 may 2010 / 18:40 h.

TAGS:

Desde Cuestión de sangre, el filme con el que se diera a conocer hace dieciséis años, la escueta filmografía de James Gray se ha desarrollado en un mismo ambiente, el que le proporciona el entorno de Brooklyn en general y Brighton Beach en particular.

En esa zona (y los alrededores que proporciona la ciudad de Nueva York) es donde el cineasta desarrollaría tanto The yards (quizás su mejor filme) como La noche es nuestra, contando en estos dos últimos con la doble participación de Mark Whalberg y Joaquin Phoenix. Director realista que gusta de hacer desarrollar la acción de sus cintas en las muchas tonalidades que ofrece el gris, Gray cambia ahora de registro con Two lovers.

Dejando atrás el thriller, la cinta narra la historia de dos familias judías que pretenden prolongar sus negocios comunes casando a los hijos. Uno de ellos es Leonard, un carismático joven con problemas emocionales que vuelve al hogar de su infancia para reponerse tras su último fracaso amoroso. Mientras trata de recuperarse bajo la atenta mirada de sus preocupados padres, dos mujeres entrarán en su vida. Michelle, una bella y sensual vecina con un halo de misterio que parece no encajar en el aburrido barrio donde vive Leonard, y la encantadora y sencilla Sandra, hija del nuevo socio de su padre en el negocio del lavado de ropa y con quien sus progenitores pretenden casarle.

Leonard tendrá que debatirse entonces entre el ímpetu del deseo que siente por la complicada y emotiva Michelle (que al mismo tiempo mantiene una relación con un autodestructivo hombre casado) y el amor y afecto que le arrastra hacia Sandra, la chica perfecta a ojos de su estricta familia. 

  • 1