UGT tendrá que costear los cursos a parados tras frenar la Junta sus ayudas

El Gobierno adjudica al sindicato 2,8 millones del programa Orienta, pero suspende el pago hasta que se justifique la subvención de 2011. La entidad debe ahora decidir si ejecuta el proyecto

el 14 feb 2014 / 22:56 h.

Carmen Castilla, Secretaria General de UGT Andalucía.El Servicio Andaluz de Empleo (SAE), dependiente de la Consejería de Economía, adjudicó ayer una partida de 2,8 millones de euros a UGT del programa Orienta. Pero de momento el sindicato no recibirá ese dinero hasta que no haya justificado debidamente las ayudas que le otorgaron en la convocatoria de 2011, tal y como estipula la Ley de Hacienda Pública. Además, no percibir ese dinero no exime a UGT de ejecutar las actividades de orientación a parados con las que se comprometió al pedir las ayudas. El sindicato debe afrontar ahora con fondos propios un gasto de 2,8 millones, o bien renunciar a la subvención, dejando sin atender a cientos de parados. Este gasto sobrevenido asalta a UGT en un momento crítico, con las cuentas al límite, negociando otro ERE en el que prescindirá de la mitad de su plantilla, y sometida a una investigación por el supuesto desvío de fondos por el que la Junta le reclama 3,6 millones. El escándalo de la facturación irregular en UGT-A, que saltó a los medios de a finales del año pasado, obligó a la Junta a revisar de nuevo ayudas para la formación que ya habían sido autorizadas. Fruto de esa investigación se abrió un proceso de reintegro, que obliga al sindicato a devolver 1,8 millones de euros de las ayudas injustificadas del programa Orienta de 2009 y 2010. Ese proceso está en fase de alegaciones y aún podría tardar un año hasta que se resuelva por la vía administrativa (luego, además, podría continuar en los tribunales). Sin embargo, al detectar errores en la justificación de ayudas anteriores, Empleo decidió poner en cuarentena la convocatoria del Orienta de 2011, que en ese momento se encontraba en fase de validación (UGT había cobrado el 75% de las ayudas, había justificado el gasto, y técnicos de la Junta examinaban la documentación). La reapertura y revisión de ese expediente la hizo una dirección general distinta a la que dio el primer visto bueno (Evaluación, Control y Calidad) hallando errores que no fueron detectado la primera vez. Como UGT no ha justificado aún ese nuevo desfase del programa Orienta 2011, Empleo suspendió de forma cautelar el abono de los 2,8 millones correspondientes a 2013. Lo que ha generado cierta polémica es que el sindicato, pese al requerimiento de los 1,8 millones de ayudas injustificadas, ha vuelto a concurrir a las ayudas de 2013. La Junta esgrime que por ley no puede dejar fuera del concurso a UGT (al menos hasta que se constate si hubo fraude). Tampoco puede negarle una ayuda si reúne los requisitos que establece la orden que regula el Orienta. Lo que sí puede hacer, y ha hecho, es frenar en el momento de pagar, o sea, ayer, hasta que el sindicato aclare cómo gastó las ayudas de la última convocatoria (2011). Ahora el problema para UGT es que aunque no reciba ese dinero debe cumplir con todas las obligaciones a las que le compromete la adjudicación de las ayudas. Antes del 24 de septiembre, fecha en la que expira el programa, debe justificar todo lo que aseguró que haría por los parados y por el que pidió el dinero (organizar y gestionar unidades de orientación a parados en varias provincias andaluzas). 12 millones. El SAE aprobó ayer la resolución definitiva para las entidades que solicitaron desarrollar el Orienta con carácter multiprovincial, adjudicando 12,4 millones a 27 organizaciones que presentaron proyectos de orientación para parados, incluida UGT. Cinco o seis de estas entidades, según fuentes de Empleo, están pendientes de validación para justificar las ayudas de 2011, pero sólo se ha frenado el pago de 2013 al sindicato que dirige Carmen Castilla. La Junta investiga otros 19 expedientes. De la resolución provisional (noviembre) a la definitiva, el importe de las ayudas ha menguado un 30%, debido al retraso en el inicio de los programas (la duración se reduce de nueve a siete meses). Las actividades de orientación empezarán el 25 de febrero y concluirán el 24 de septiembre. El SAE está modificando todas las líneas de programas de ayudas. A partir de ahora serán sólo uniprovinciales y, por recomendación de la Cámara de Cuentas, deberán salir a concurrencia competitiva. Aún se desconoce el baremo que usará la Consejería de Empleo para optar a las subvenciones.

  • 1