Local

UGT y CCOO se plantan de nuevo ante la Junta por la Concertación

Anuncian movilizaciones si sigue parada y el Gobierno «va por libre»

el 22 oct 2010 / 19:56 h.

TAGS:

Pastrana (UGT)y Carbonero (CCOO), ayer, en la sede de CCOO.

El lunes, Manuel Pastrana (UGT) y Francisco Carbonero (CCOO) presentarán con el presidente andaluz, José Antonio Griñán -con el que reconocen no tener apenas comunicación oficial ni extraoficial y no sólo desde la huelga general- el Plan de Internacionalización de Empresas. Es, dicen, uno de los dos únicos compromisos desarrollados del VII Acuerdo de Concertación Social, firmado hace un año y "estancado" pese a ser la "hoja de ruta" diseñada a tres bandas contra la crisis. El otro es el Proteja, el plan de fomento de empleo con obras municipales, con el que están escarmentados de que el Gobierno vaya "por libre" y les sorprenda con "decisiones unilaterales". A principios de esta semana, comparecieron con la patronal y el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, para alabar su balance. Pero pese a sus peticiones de continuidad, no lograron arrancarle un compromiso firme y al día siguiente, la consejera de Presidencia, Mar Moreno, lo dejó claro:no habrá más Proteja.

Por eso ayer, Carbonero y Pastrana se adelantaron. No quieren que el lunes parezca que sus relaciones con la Junta están normalizadas y convocaron para denunciar que su firma "no es papel mojado para la foto de un día". No sólo no se está desarrollando el acuerdo sino que hay compromisos ya adquiridos "en el cajón", como los planes para la agroindustria o el transporte. Tras la denuncia, vino la "sugerencia" al Gobierno:que reflexione "lo más rápido posible", aclare si sigue considerando la Concertación una herramienta válida y se siente con ellos a establecer prioridades. De lo contrario, se reservan el derecho a actuar en consecuencia por "incumplimiento de contrato" con sus "instrumentos". "Si no hay cambios habrá nuevas movilizaciones en torno al 15 de diciembre", avanzó Carbonero.

"Tenemos problemas con nuestros dos compañeros de mesa", explicó de forma gráfica Pastrana. Problemas con ambos en la Concertación y otros bilaterales con cada uno de ellos que contribuyen al "mal clima".

En el caso de la Junta, al parón de la Concertación se suma el frente abierto por el decreto de reordenación del sector público, y con los empresarios, porque están "violando sistemáticamente" el acuerdo de Negociación Colectiva bloqueando la renovación de convenios e incumpliendo los firmados. A la Junta le "falta coordinación, dinamismo y respeto a las formas", resumió Pastrana. Y en los empresarios no ven iniciativas frente a la crisis que no sean los despidos "ahora con una virulencia que ya preveíamos con la reforma laboral, sobre todo los trabajadores con antigüedad que son sustituidos por otros más jóvenes con menos coste".

No es la primera vez en el año de vigencia del acuerdo que lanzan un ultimátum a la Junta. En mayo, tras sus reproches a los que se sumó incluso la CEA, el consejero de Economía, Antonio Ávila -coordinador de la Concertación- reunió a todos los líderes y se habló de desbloqueo y de establecer prioridades. Pero a tenor no parece haber avances y los sindicatos arremetieron ayer incluso contra la base del discurso de Griñán:la apuesta por la formación para el empleo.

Cursos "con bocadillo".
La situación límite de muchos trabajadores que ya han agotado todas las prestaciones, con cargas familiares y edades avanzadas que dificultan su contratación, hizo que Carbonero y Pastrana tiraran de pragmatismo. "Si hubiera que escoger entre formación y empleo para determinados colectivos hay que hacer una apuesta clara presupuestaria por el empleo", subrayó Pastrana en un momento en el que la Junta está cerrando sus cuentas para 2011. Carbonero fue más claro: los cursos están bien pero para algunos es imprescindible acompañarlos del "bocadillo" y hay que pensar bien en qué se gasta el dinero público para no frustrar expectativas de contratación "con cursos de máquinas quitanieves en Écija".

Pero de los presupuestos ya se sabe que habrá 2.000 millones menos de inversión, aunque los sindicatos instan a priorizar gastos, con el empleo a la cabeza, y aumentar los ingresos regularizando la economía sumergida.
Tras la foto de mayo, la Junta hizo ajustes que enfadaron y mucho a los sindicatos (obra pública, rebaja salarial y reordenación en el sector público). Y ante la huelga, se impuso un in pass. "Después del 29-S, quien coordina la Concertación dijo que un día podíamos empezar a vernos, pero lo lógico es que el presidente de la Junta convocara al de la CEA y a nosotros, y no hemos tenido respuesta del consejero ni del presidente", concluyó Carbonero.


  • 1