Local

Última excavación en el Patio de Banderas para decidir si los restos son vistables

Ya se han hallado la casa más antigua de Sevilla (siglo VIII a.C.), una basílica paleocristiana y los restos de un posible burdel romano.

el 09 abr 2011 / 09:34 h.

TAGS:

Restos arqueológicos en el Patio de Banderas

El Patronato del Real Alcázar llevará a cabo en el plazo aproximado de dos meses una nueva excavación arqueológica en el Patio de Banderas, la última antes de decidir si pone en valor los restos hallados bajo esta plaza haciéndolos visitables para los ciudadanos.

Con una inversión de 200.000 euros, esta cuarta fase de excavaciones arqueológicas se realizará en la zona sur del Patio de Banderas, en una zona próxima a la entrada del Real Alcázar, han informado a Europa Press fuentes del Patronato. Tendrá un plazo de ejecución de seis meses.

Se trata, por tanto, de la última fase de excavación de restos arqueológicos en dicho emplazamiento, que se desarrollará sobre una superficie de 180 metros cuadrados a seis metros de profundidad.

Por otro lado, se han iniciado recientemente los trabajos para devolver al Patio de Banderas su estado original antes de Semana Santa. Con este fin, sse ha procedido al cubrimiento de la última excavación arqueológica, no sin antes documentar pertinentemente los trabajos implementados.

Será después de la próxima prospección arqueológica, que se llevará a cabo "en un plazo no superior a dos meses", cuando el Patronato del Real Alcázar "resolverá acerca de la idoneidad de que los restos encontrados sean visitados por los ciudadanos".

Ya a primeros del presente año, el director conservador del Real Alcázar de Sevilla, Antonio Balón, defendió en rueda de prensa que los vestigios arqueológicos descubiertos bajo el Patio de Banderas, que guarda la huella más antigua de la ocupación humana de Sevilla, las ruinas de un edificio de la Hispalis romana y restos de un complejo paleo cristiano, "piden" una "puesta en valor" como enclave patrimonial.

La campaña de excavaciones ha propiciado la identificación del más antiguo vestigio de ocupación humana de la ciudad hispalense, un fondo de cabaña con restos de lo que pudiera haber sido una cocina utilizada durante la primera mitad del siglo VIII antes de Cristo. En este enclave, pero en 1976, el arqueólogo Manuel Bendala Galán había descubierto unos restos arquitectónicos de época medieval atribuidos a una antigua basílica paleocristiana.

Los arqueólogos descubrieron también los restos de muros correspondientes a un antiguo edificio de la Hispalis romana. Se trataría de un edificio datado en el siglo I antes de Cristo y de gran tamaño dada la envergadura de sus sillares y cuyos alzados se levantarían hasta los tres metros, toda vez que sobre su naturaleza los investigadores sopesan varias teorías; desde su uso para aspectos relacionados con la actividad portuaria, hasta un posible lupanar o prostíbulo a cuenta del descubrimiento de un relieve pétreo con forma fálica, como había señalado a Europa Press el alcaide del Real Alcázar, Antonio Rodríguez Galindo, ante esta "anecdótica" tesis.

En el yacimiento han sido localizados, además, restos quizá relacionados con el baptisterio paleocristiano descubierto a comienzos de los años 70 por Bendala Galán, así como vestigios arquitectónicos de un posible templo correspondiente al reino visigótico.

El Patronato del Real Alcázar ha sopesado la posibilidad de construir una cripta arqueológica en el Patio de Banderas para recuperar estos vestigios arqueológicos para la ciudad, aunque Antonio Balón admitió que un proyecto de esta naturaleza "no puede alterar la fisonomía" del Patio de Banderas, cuyos acabados corresponden a las reformas realizadas en 1929. Lo ideal, según manifestó, sería la creación de una "entrada" desde una de las viviendas de la plaza.

 

  • 1