Local

Ultiman los trabajos para el centro de discapacitados

Algo más de 38.000 euros es el coste al que ascienden las dos certificaciones de obras cuyo pago aprobó ayer el Gobierno local (PSOE) de las obras de construcción de la residencia para discapacitados gravemente afectados y la unidad de día que se construyen en La Alcarrachela.

el 15 sep 2009 / 00:03 h.

TAGS:

Algo más de 38.000 euros es el coste al que ascienden las dos certificaciones de obras cuyo pago aprobó ayer el Gobierno local (PSOE) de las obras de construcción de la residencia para discapacitados gravemente afectados y la unidad de día que se construyen en La Alcarrachela.

Con estas dos partidas el equipo de gobierno municipal considera "prácticamente terminada" y permitirá disponer de dos edificios para la atención a discapacitados que complementan la residencia para adultos con discapacidad, recepcionada hace prácticamente un mes e inaugurada el pasado 10 de enero por la consejera de Igualdad para el Bienestar Social, Micaela Navarro.

La construcción de la residencia para gravemente afectados y la unidad de estancia diurna se inscribe en la segunda fase de las obras del complejo de atención sociosanitaria de la barriada de La Alcarrachela, con un presupuesto de algo menos de un millón de euros (990.936, en concreto) aportados por la Consejería de Igualdad y Bienestar Social (el 70%) y por el Ayuntamiento (el 30% restante).

Con la conclusión y apertura de estos dos servicios, el Consistorio completa el complejo para discapacitados cuya primera piedra se puso en 2004 y en cuya construcción ha invertido algo menos de 890.000 euros, sumando los porcentajes que le ha correspondido pagar de la primera fase -la residencia de adultos-, poco menos de 590.000 euros (el 70% del total), y de la segunda, algo más de 297.000.

Las tres partes del complejo sociosanitario de La Alcarrachela suman un total de 82 plazas para personas con distinto grado de discapacidad.

La residencia de adultos, recién inaugurada, tiene 27 plazas de las que 26 están concertadas con la Consejería de Igualdad; la de gravemente afectados tiene capacidad para 15 personas y la unidad de día está pensada para prestar servicio a 40 usuarios.

Cada una de las instalaciones presta un servicio. Así, la residencia de adultos atiende de manera integral, en régimen de internado, a personas con discapacidad que tienen cierta autonomía personal.

La de gravemente afectados sirve para atender a internos con una discapacidad que precisan de la ayuda de otra persona. Por último, la unidad de día atenderá en régimen de media pensión, a personas que no puedan ser atendidas por su familia durante el día.

  • 1