Deportes

Cajasol-Valencia: Podemos, claro que podemos

LA PREVIA. El Cajasol, tocado en su orgullo tras la dura derrota en la Fonteta, debe elevar su nivel varios peldaños para intentar hoy (20.00) un triunfo que fuerce el desempate del lunes.

el 30 may 2014 / 15:54 h.

San Pablo vuelve a ser territorio play off dos años y diez días después. El entonces Banca Cívica recibía al Real Madrid después de perder en el primer encuentro en la capital (82-68). Como entonces, el Cajasol también necesita hoy, ante Valencia Basket, una victoria para forzar el desempate en esta eliminatoria de cuartos de final o de lo contrario pondrá fin a una temporada magnífica. La ovación de los aficionados cajistas a sus chicos está más que asegurada, pase lo que pase. Lo que también es seguro es que el Caja intentará dar la mejor imagen posible, después de una derrota dura en la Fonteta que les ha debido tocar el orgullo. Perder nunca gusta, pero menos que te saquen de la pista como hizo el conjunto de Perasovic con el Cajasol, que se dejó zarandear en exceso hasta convertir en un calvario lo que debía de ser el festejo en competición de su gran conquista del séptimo puesto en la fase regular.

Sin nombreokEl 84-54 queda además registrado como la segunda derrota más amplia de la historia del club en unos play off, sólo por detrás de la que sufrió el Caja San Fernando de Aleksander Petrovic en las semifinales de la 95-96 en Manresa (102-70). Entonces no fue óbice para que los sevillanos alcanzaran la gran final, la primera del club.

Seguro que en la mente de los jugadores habita las ganas de revancha. Jugando en casa, será difícil que se dejen ir en la dificultad como hicieron en Valencia. Es complicado enfrentarse a este tipo de partidos, donde el rival no te da un respiro, que exige una refriega de altísimo nivel tanto en defensa como en ataque. Es complicado para un grupo tan joven llevar al límite la resistencia. Posiblemente, los 30 puntos de diferencia también hayan aplacado algo las ansias del campeón de la Eurocup, que en la previa del partido del jueves tenía aún en la retina la dificultad que debió superar para ganar al Cajasol en el encuentro de liga en la ciudad del Turia. Hoy, seguro, ya saben de su gran superioridad en la eliminatoria, aunque, obviamente, vendrán con la intención de sentenciar para ahorrarse un tercer choque donde las circunstancias podrían ser diferentes, y abrir una rendija inesperada al Cajasol, que ahora está groggy. El partido tendrá la dificultad extra de la más que probable baja de Josep Franch, el segundo base cajista, que sufrió un esguince en su tobillo izquierdo en el minuto 8 del partido del jueves. Conminará seguramente a Aíto a dar protagonismo a Radicevic, que estuvo bastante fuera del partido en Valencia, donde el belga Van Rossom ofreció toda una lección de juego. El dominio que ejerció en el cara a cara de bases fue tan notorio que la baja del badalonés se magnificó, en un partido en el que Satoransky tampoco supo ejercer la oposición debida. La defensa cajista arrancó bien en la Fonteta, pero deberá alargar su durabilidad. Al principio multiplicó actividad para provocar tiros incómodos a la batería extraordinaria de los de Perasovic, que poco a poco fue encontrando los espacios necesarios. También debe frenar el Caja la sangría que padeció en el rebote. Y finalmente una variable mucho más complicada: encontrar soluciones en ataque ante una defensa tremendamente hermética. Esa impotencia en la que se vio sumido el cuadro de Aíto le llevó a izar la bandera blanca antes de tiempo. Un partido más o el último partido. Será un día especial, en caso de derrota, para Tomas Satoransky, que pondría fin a cinco temporadas en Sevilla. Llegó siendo un niño, se va como un jugador estelar, un base como pocos.

  • 1