Local

Un 20% de las empresas en quiebra superaba las dos décadas de vida

Entre enero y marzo 70 firmas sevillanas y seis particulares se declaran insolventes. Dos de estas sociedades facturaban más de 10 millones de euros

el 08 may 2013 / 22:20 h.

TAGS:

La prolongada situación de crisis está haciendo tambalear hasta a las empresas más consolidadas de Sevilla. Lejos de menguar, las sociedades que se ven abocadas al concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), según los datos que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE), mantienen un número estable, incluso suben ligeramente. Así, fueron 70 las que se declararon insolventes al no poder hacer frente a sus pagos y deudas en el primer trimestre de este año, frente a las 68 que lo hicieron en igual periodo del ejercicio anterior (un 3% más). Una de cada cinco empresas concursadas en Sevilla, además, contaba con una antigüedad de 20 años o más a sus espaldas, lo que indica que el alargamiento de la crisis está afectando al tejido empresarial con más experiencia. De hecho, según las estadísticas del INE, el 87% de las que se vieron inmersas en procesos concursales en la provincia contaba con un mínimo de cinco años de existencia, es decir, que nacieron antes del estallido y recrudecimiento de la actual crisis. Por sectores de actividad, las empresas más afectadas fueron las del comercio al por mayor (con 18 concursos, el 25% del total), seguidas de construcción (16), once en industria, seis de actividades profesionales, cuatro orientadas a la información y comunicaciones y tres hostelería, entre otros. Una de cada cuatro contaba con un volumen de negocio inferior a los 250.000 euros, mientras que entre esa cantidad y el millón de euros se encuentra otro 25% de las firmas concursadas. Otro tercio se situaba en la horquilla comprendida entre uno y cinco millones. Sin embargo, también hay casos de empresas con volúmenes de facturación superiores, una con entre 5 y 10 millones, y dos empresas que facturaban por encima de 10 millones de euros. Los datos del INE arrojan que hay divergencia en cuanto al tamaño y dimensión de las empresas que no han podido aguantar la situación, puesto que aunque la mayoría –el 65%, en concreto– se ubicaba en la franja de entre ningún asalariado (12 firmas) y menos de 10, el resto de sociedades declaradas en concurso contaban con plantillas más cuantiosas, de entre 10 y 49 personas (el 27%), una empresa se situaba en el intervalo de entre 50 y 99 trabajadores y dos tenían en nómina más del centenar. Aunque la nueva ley concursal se diseñó para evitar la liquidación, lo cierto es que el porcentaje que sobrevive a estos procesos de insolvencia ronda el 5%. De ahí que la inmediata consecuencia tras la pérdida de tejido productivo sea la destrucción de empleos. Los dos juzgados de lo Mercantil de Sevilla declararon, además de los 70 concursos de empresas, la insolvencia para seis personas físicas, mientras que en el primer trimestre de 2012 no hubo ningún procedimiento de este tipo.

  • 1