martes, 18 diciembre 2018
15:40
, última actualización
Local

Un abuelo dona un riñón a su nieto en el Virgen del Rocío

El trasplante renal de Francisco, de 49 años, a kevin, de 5, es el primer caso en Andalucía

el 24 nov 2011 / 16:38 h.

TAGS:

El abuelo se llama Paco, el nieto Kevin, ambos son naturales de Almería, y los dos han protagonizado el primer transplante renal de donante vivo entre un abuelo y su nieto en Andalucía. Separados por apenas un edificio de distancia -el niño permanecía ayer ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos y el abuelo en la quinta planta del Hospital General del Virgen del Rocío-, ambos pacientes se reponían favorablemente ayer de la larga intervención a que fueron sometidos el martes para hacer realidad este trasplante, un caso realmente excepcional ya que, por lo general, los trasplantes renales vivos entre familiares "se suelen dar de padres a hijos, aunque también se han registrado entre un hermano mayor y otro menor", explicaron fuentes sanitarias.

Kevin, que ahora cuenta con cinco años, ya nació con una grave insuficiencia renal. Entre sus dos riñones sólo sumaban un porcentaje de funcionamiento del 20%, lo que le tenía abocado a una situación de prediálisis y se hacía necesario realizar este trasplante para mejorar su calidad de vida. El hándicap con el que se topó la familia es que los padres eran incompatibles. Fue entonces cuando emergió la figura de Paco, el abuelo de Kevin, quien se ofreció a donar en vida uno de sus riñones al que en aquel entonces era su primer nieto.

"Debido a su grave insuficiencia renal, Kevin apenas cogía peso ni crecía. De ahí que losmédicos recomendaran esperar a que el niño pusiera algo más de peso para que la operación no fuera tan arriesgada", comentaba ayer desde el hospital Carmen, la tata del pequeño. "Desde un primer momento, el abuelo lo tuvo muy claro. Tanto es así que no querías que nadie más se hiciera la pruebas de compatibilidad", añadió esta familiar.

Después de someterse a numerosas pruebas, no sólo de compatibilidad sanguínea, los médicos de la unidad de nefrología del Virgen del Rocío consideraron al abuelo de Kevin como el donante más idóneo para darle un riñón en vida a su nieto. El proceso fue largo. "Fue un mes viniendo a Sevilla cada dos o tres días", relataba ayer a este periódico desde la cama donde se recupera de la intervención el propio abuelo donante, de 49 años.

El trasplante fue todo un éxito. "Todo transcurrió de manera muy rápida", indica la familia. La operación para extirpar el riñón al abuelo se prolongó entre cuatro y cinco horas, el mismo tiempo que acto seguido emplearon los cirujanos de la unidad de nefrología pediátrica en realizar el trasplante.

"Para nosotros Kevin es muy especial", apunta la tata y a la vez tía carnal del niño, al tiempo que no se separa de la cama del donante, su padre. Ayer Paco era probablemente el abuelo más feliz del mundo. Uno de sus riñones funcionaba ayer a la perfección en el pequeño cuerpo de su nieto. "Me han enseñado unas fotos de Kevin tras la operación y se le nota que le ha cambiado hasta la cara. Estoy deseando poder lavantarme de aquí para poder ir a verlo". Al abuelo también se le mudaba de alegría la cara.

  • 1