Cultura

Un acercamiento al 'Retablo del mariscal'

La llegada al Museo de Bellas Artes de Sevilla de tres de las tablas del retablo de la Purificación de la Catedral es "un caso atípico". Reunidas bajo el programa 'La obra invitada', las piezas firmadas por Pedro de Campaña regresan a la actualidad expositiva de la ciudad desde que el retablo se desmontara el pasado septiembre. Foto: Javier Díaz.

el 15 sep 2009 / 18:41 h.

La llegada al Museo de Bellas Artes de Sevilla de tres de las tablas del retablo de la Purificación de la Catedral es "un caso atípico". Reunidas bajo el programa 'La obra invitada', las piezas firmadas por Pedro de Campaña regresan a la actualidad expositiva de la ciudad desde que el retablo se desmontara el pasado septiembre.

Tres tablas del Retablo de la Purificación de la Catedral de Sevilla talladas y pintadas durante el siglo XVI han recalado esta semana en el Museo de Bellas Artes de Sevilla gracias al programa 'La obra invitada', mediante el cual este espacio cultural muestra piezas de otras colecciones o de su propio depósito para goce del público sevillano. "Es un hecho absolutamente extraordinario", explicó esta semana a la prensa la conservadora de Patrimonio de la Catedral de Sevilla, Teresa Laguna, para quien "en el mundo del arte, los movimientos de las tablas están muy medidos. La madera es un ser vivo que puede sufrir modificaciones y sufre con cualquier cambio de humedad, de luz o de ubicación".

Pero este carácter de ocasión única no es la razón exclusiva para que los sevillanos contemplen estas piezas que abandonaron su situación habitual en el retablo el pasado 1 de septiembre para ser restauradas entre el Museo del Prado de Madrid y el Bellas Artes de Sevilla. "Es una oportunidad de acercar unas obras de arte de suma importancia para la ciudad desde cerca; observar a los personajes que las ilustran y que fueron los que pagaron la construcción del altar, y que quedan un poco perdidos en la monumentalidad de la catedral", explicó Laguna.

Estas tres piezas, conocidas como La imposición de la casulla a San Ildefonso, Retratos de doña Leonor y doña Mencía de Cabrera y sus hijas y Retratos de don Diego Caballero y Alonso Caballero con su hijo, son obra de Pedro de Campaña y fueron realizadas a mediados del siglo XVI.

El Mariscal Diego Caballero, propietario de una compañía mercantil, financió en 1553 la Capilla de la Purificación, entregando al Cabildo de la Catedral de Sevilla 26.000 maravedíes para fundar una capellanía y levantar un retablo. El 12 de enero de 1555, Pedro Campaña se hizo cargo de las pinturas y Arfián se ocupó de la policromía. De la imaginería y la arquitectura se hizo cargo el entallador Pedro de Becerril. Campaña realizó esta obra en su tercera y última etapa sevillana, comprendida entre 1553 y 1562.

El retablo al completo consta de diez pinturas. En el banco, en el centro, Jesús entre los doctores, flanqueado por los retratos femeninos y masculinos de la familia Caballero. En el cuerpo principal, La Purificación de la Virgen, una de las pinturas más importantes de Campaña; a los lados, en dos registros, La imposición de la casulla a San Ildefonso y encima de éste, San Francisco. A la izquierda, Santiago en La batalla de Clavijo y Santo Domingo. En el ático, superpuestas, se encuentran La Resurrección y La Crucifixión.

  • 1