Local

Un adiós de lágrimas y negocios

El PP llora la dimisión de Antonino Gallego, que fue muy criticada por el PSOE.

el 21 dic 2009 / 21:48 h.

TAGS:

Relevo. Antonino Gallego se abraza cariñosamente con su sucesor, Francisco Manuel Godoy.

El PP inundó de lágrimas el salón de plenos. Sus ediles rompieron a llorar en cuanto Antonino Gallego dejó de ser alcalde y pasó a ser "un ciudadano más de Bollullos de la Mitación", como bien apuntó. Los sollozos eran fruto de la marcha del gran baluarte del PP en la provincia y, sobre todo, a los 14 años de trabajo con el que hasta ayer era su alcalde y que no demoró una retirada de la vida política que ya quiso emprender antes de las elecciones de 2007. Pero, entre que no lo dejaron y que al final no quiso, se quedó.

Gallego formalizó su renuncia en el pleno para emprender una nueva aventura, aunque esta vez en la iniciativa privada. Pero antes se despidió justificando que "era el mejor momento para el relevo". En un discurso exento de reproches y en el que incluso pidió disculpas por si alguna vez tomó decisiones "que dañara a algún vecino de Bollullos de la Mitación", el ya ex alcalde defendió que durante 14 años ha participado en "la transformación del pueblo". "Hay pocos municipios de 10.000 habitantes que sean capaces de generar 5.000 puestos de trabajo", señaló como uno de sus hitos, que asoció a la reconversión para atraer a firmas empresariales. Gallego contempló como clave en el proceso la eclosión del polígono industrial PIBO y, últimamente, con el desembarco de empresas como Merkamueble. Además citó como parte del crecimiento el aumento que ha experimentado la plantilla municipal, que pasó de tener una veintena escasa de trabajadores a más de 150 personas.

Bienes. La renuncia de Gallego sí fue criticado abiertamente por la oposición. La portavoz socialistas en Bollullos de la Mitación, Lola Garzón, le agradeció "el tiempo invertido en el municipio" para, seguidamente, reprocharle que "se marche para dedicarse a sus negocios" cuando "deja varios asuntos pendientes de resolver". Entre ellos, enumeró lo que consideró deficiencias de su gestión, como "que haya muchas casas vacías de renta libre, una biblioteca bonita pero sin libros, una oficina de turismo sin abrir, un tráfico caótico y una inseguridad alarmante". "Vivimos a 15 kilómetros de la capital y las carencias son muchas", replicó Garzón, que prefirió dejar para el final de su discurso una petición: que Gallego hiciera pública su declaración de bienes para saber "cuál era su patrimonio cuando llegó y cuál es el que tiene cuando se va". Esa solicitud, que el ex regidor aseguró que cumplirá, desató alguna sonrisa desde las bancadas del pleno, que estaban ocupadas en su mayoría por miembros del PP.

La réplica a estos reproches no llegaron de Gallego, sino del que será su sucesor en el cargo, Francisco Godoy, que desempeñaba la labor de concejal de Urbanismo y que fue designado el pasado sábado por la Ejecutiva provincial para ser el candidato del PP a las elecciones municipales de 2011. Godoy le reprochó a la portavoz socialista que "polemice hasta el último momento" y aclaró que buena parte de los proyectos pendientes "estarán en funcionamiento antes de mayo de 2011".

En medio del lance entre el PP y el PSOE, intervino el concejal de Nueva Izquierda Verde de Andalucía (NIVA) y socio de gobierno, Manuel Ortega, que fue más receptivo con la gestión del ya ex alcalde, al que lo consideró "todo un amigo" y pidió a los dos partidos "la cordura suficiente que corresponde a estos tiempos". Esas palabras fueron correspondidas por Gallego, que le agradeció que "aportara estabilidad al Ayuntamiento en tiempos difíciles", en alusión al día en el que un edil abandonó el PP y dejó a su grupo con un gobierno en minoría.

El pleno municipal finalmente aprobó por unanimidad solicitar a la Junta Electoral las credenciales de la militante del PP Manuela de Cuatrovitas López, para que pueda ocupar el acta de concejal que deja libre, después de más de 14 años como alcalde, Antonino Gallego.

  • 1