Un agente agredido en Los Montecillos continúa de baja

A pocas semanas de que se cumpla un año de la agresión a dos guardias civiles en el barrio nazareno, uno de los agentes aún no se ha recuperado de la lesión en un brazo.

el 24 sep 2010 / 17:23 h.

El cuartel de Los Montecillos, a cuyas afueras tuvo lugar la agresión a dos guardias civiles.

El abogado que lleva la acusación particular del caso, José Luis Ganfornina, confirmó ayer que uno de sus clientes continúa de baja, ya que todavía no está recuperado del ataque ocurrido junto al cuartel de este barrio de Dos Hermanas. La lesión en el brazo, que sufrió el 10 de octubre de 2009, todavía le impide volver al trabajo. El segundo, según su abogado, se encuentra “muy mal psicológicamente”, aunque ya está de servicio.

Por otro lado, el letrado explicó que está a la espera del recurso ante la Audiencia de Sevilla para poder cambiar el escrito de la acusación particular, ya que él entiende que pudo haber en el caso un homicidio con grado de tentativa, en lugar del delito de atentado a la autoridad con el agravante de haber usado armas como lo calificó en su día la Fiscalía de Dos Hermanas. “Uno de mis clientes fue golpeado en la espalda y cayó inconsciente, y un acusado trató de apuñalarle con un cuchillo, lo hubiera conseguido si mi otro cliente no le detiene abalanzándose sobre él, momento en el que cayó por las escaleras”, relató el abogado.

Éste reconoció también que fue normal el rechazo de los juzgados de Dos Hermanas al primer recurso. “Normalmente los recursos de forma no suelen prosperar, es en la Audiencia de Sevilla donde está presentado”, aclaró, al tiempo que comentó que no cree “que tarde mucho la resolución porque éste es un caso con presos”. En este sentido, los cuatro detenidos por la supuesta agresión, un padre y sus tres hijos, continúan en prisión preventiva tras ser detenidos días después de la trifulca.

Los agentes fueron atacados cuando salieron del cuartel a reprender a algunos vecinos que habían arrojado al patio distintos objetos, en un lugar donde los guardias civiles estaban de celebración con sus familias. Pero un grupo la emprendió a palos con ellos, que terminaron hospitalizados. Uno de ellos fue operado para colocarle placas en la mano y el tobillo. Mientras, su compañero sufrió un traumatismo craneoencefálico derivado del golpe con un palo, además de laceraciones en las manos y abdomen por el ataque.

  • 1