Local

Un año vacío sin Germán

Hace un año que una mina colocada por talibanes mató a los soldados Germán Pérez Burgos y Stanley Mera Vera en Afganistán. Germán era sevillano de adopción, sevillista, devoto de las hermandades de Santa Cruz y Los Negritos. En su casa de Miraflores dejó esposa y un bebé de pocos meses. Un año de dolor que soportan porque saben que el Ejército era su pasión.

el 15 sep 2009 / 15:40 h.

TAGS:

Hace un año que una mina colocada por talibanes mató a los soldados Germán Pérez Burgos y Stanley Mera Vera en Afganistán. Germán era sevillano de adopción, sevillista, devoto de las hermandades de Santa Cruz y Los Negritos. En su casa de Miraflores dejó esposa y un bebé de pocos meses. Un año de dolor que soportan porque saben que el Ejército era su pasión.

Germán, Stanley y su traductor afgano, Rohulah Mosavi, murieron cuando marchaban en un blindado, encabezando un convoy de cinco vehículos, tratando de dar seguridad a una ruta de comunicación por tierra para transportar comida, agua y material sanitario a la población más necesitada de la comarca de Herat, donde España tiene su cuartel de operaciones.

Su rueda trasera derecha pisó una mina anticarro, imposible de detectar por su inhibidor de frecuencia -se activa con el peso, no se controla por las ondas-, cuando regresaban a la base, cerca de Shewan. Seis soldados españoles más resultaron heridos en el ataque, reivincidado con frialdad por los talibanes resistentes al despligue de las fuerzas internacionales coordinado por Naciones Unidas.

Germán Pérez tenía 33 años cuando lo asesinaron en Afganistán, estaba casado y tenía un hijo de apenas unos meses. Nacido en Alange (Badajoz), desde hacía diez años residía en Sevilla, ahora en Miraflores, y su espíritu "inquieto y aventurero", como lo definió su familia, le hizo entrar en las Fuerzas Armadas, donde encontró la muerte como caballero legionario, dedicado a ayudar como militar, "que era lo que más le gustaba".

Cuando a su esposa, Esperanza, le enviaron sus pertenencias desde Herat, lo primero que encontró al abrir la caja fue la bandera del Sevilla F.C. que se había llevado. Con su lema de apoyo a Antonio Puerta que pintó estando en la misión, apenas un mes antes, cuando se enteró de la muerte del lateral.

Su equipo le hizo un homenaje, y también el mundo cofrade, con vídeos de recuerdo colgados en internet en los que se mezcla su vida de milicia con imágenes de las Vírgenes de Los Negritos y Santa Cruz, a las que estaba especialmente vinculado.

  • 1