martes, 20 noviembre 2018
12:48
, última actualización
Cultura

Un apoyo imprescindible

Obra: Vertebración. Lugar: Teatro Maestranza, 24 de enero. Compañía: PADCoreografías: Guillermo Weickert/Manuela Nogales. Intérpretes: Lucia Vázquez, Raquel Madrid, Laura Morales, María M. Cabeza de Vaca, Mª José Villar. Calificación: **

el 25 ene 2012 / 20:10 h.

Aunque la danza contemporánea cada vez está más presente en las programaciones habituales de nuestros teatros, tanto públicos como privados, lo cierto es que sigue siendo la manifestación escénica más desamparada. De ahí que resulte imprescindible iniciativas como la Asociación de Profesionales y Compañías para el desarrollo de la Danza en Andalucía (PAD) que, en su empeño por fomentar la creación dancística en nuestra tierra nos presenta con este nuevo espectáculo una propuesta netamente andaluza que, al igual que el año pasado, gira en torno a la idea de vertebración.

La obra consta de dos piezas de danza independientes, Ligera y Pequeñas Melancolías, a cargo de Guillermo Weickert y Manuela Nogales respectivamente. Se trata de dos coreografías con las que estos dos profesionales, de reconocido prestigio y trayectoria, han puesto su maestría al servicio de un reparto plenamente femenino integrado por bailarinas de diversa edad trayectoria, aunque todas ellas andaluzas ilusionadas por volcar su potencial creativo en nuestra región.

En la primera pieza Weickert reflexiona sobre el deseo de trascender del individuo contemporáneo y cómo eso le lleva a dotar a sus acciones de una excesiva densidad. Así, el coreógrafo nos propone la búsqueda de una "ligereza" que, sin caer en la frivolidad, nos libere de esa excesiva carga que a veces nos echamos a la espalda innecesariamente. Se trata sin duda, de un propósito ambicioso que Lucía Vázquez, Raquel Madrid, Laura Morales, María Cabeza de Vaca y Mª José Villar abordan con toda su carga de desafío y desparpajo. Pero la coreografía, en su empeño conceptual, descuida la técnica y abusa de la teatralidad y la reiteración gestual y eso, unido a su carácter secuencial, hace que la pieza acabe cayendo justo en aquello que pretende denunciar.

Manuela Nogales, en cambio nos propone una coreografía que, aún de corte más abstracto, resulta más coherente con la reflexión de la que parte: esas pequeñas cosas que consiguen impactar nuestro corazón y llegan incluso a tener el poder de cambiar nuestras vidas. Para ello Nogales construye una danza ligera que disocia los movimientos y permite a Raquel Lobato, Mª José Villar y Anna París demostrar que, aunque últimamente el concepto esté llevando a la danza contemporánea hacia el terreno de "la no danza", algunas obras todavía pueden hacernos vibrar y emocionarnos con la abstracción del baile, con las figuras impactantes que delimitan las imágenes en movimiento.

  • 1