Un aristócrata rechaza dar saliva para prueba de paternidad porque afecta a su integridad física

Lamedida acordada por un juez con el objetivo de comprobar si una joven de Ecija es hija suya, en un caso en el que hay en juego una importante herencia.

el 29 may 2014 / 14:15 h.

Un aristócrata acaudalado se ha negado a dar saliva para someterse  a una prueba de paternidad acordada por un juez de Sevilla con el  objetivo de comprobar si una joven de la localidad de Écija es hija  suya, en un caso en el que hay en juego una importante herencia, ya  que entiende que "afecta a su integridad física" y "lesiona sus  derechos". El abogado de la demandante, Fernando Osuna, ha informado a Europa  Press de que ésta nació como consecuencia de las relaciones  extramatrimoniales existentes entre el aristócrata y su madre, quien  comenzó a trabajar como sirvienta para los padres del demandado en la  vivienda propiedad de los mismos. En este sentido, el letrado considera en un escrito que la  negativa del aristócrata a someterse a la práctica de la prueba  biológica de ADN acordada por el juez es "descaradamente  injustificada", precisando que "han sido dos las ocasiones en que se  ha negado a su práctica sin razón convincente que le pudiera  amparar". Y es que la expresión "no desea someterse a la intervención  corporal que suponen las pruebas biológicas de ADN", a juicio del  letrado de la demandante, "no supone justificación válida para dejar  de someterse a una prueba tan trascendental en este tipo de  procesos", punto en el que explica que esta "intervención corporal"  consiste "lisa y llanamente en facilitar muestras de saliva". Fernando Osuna recuerda que, según la doctrina del Tribunal  Supremo, la ejecución material de la prueba biológica referida "no  supone ningún ataque a la intimidad de la persona, no afecta a su  integridad física ni moral y tampoco viola por sí derechos  fundamentales". Al hilo de ello, pone de manifiesto que la Ley establece que "la  negativa injustificada a someterse a la prueba biológica de  paternidad o maternidad permitirá al Tribunal declarar la filiación  reclamada, siempre que existan otros indicios de la paternidad o  maternidad y la prueba de ésta no se haya obtenido por otros  medios". Por tanto, esa negativa del demandado, "al carecer de toda  justificación, ha de estimarse que solo responde a un propósito  meramente obstruccionista en cuanto revelador de una falta de  solidaridad y colaboración con la Administración de Justicia para la  determinación de derechos de un tercero". De ahí que, "aunque no constituya por si sola una ficta confesión,  sí constituye en este caso un gran indicio que, relacionado con el  resultado de la prueba testifical que se practicará en autos, deberá  llevar al juzgador a la plena convicción de tener por acreditado el  hecho de la paternidad", asevera el letrado. Y es que, "por la contrastada fiabilidad de los resultados de esta  prueba biológica, bastaría con que el demandado se sometiera a la  misma para despejar cualquier duda respecto al hecho de la generación  que se le atribuye y que constituye el principal objeto de discusión  en este procedimiento".

  • 1