miércoles, 16 enero 2019
17:34
, última actualización
Local

Un asociacion vecinal pide que se retire una señal que ampara "fiestas cofrades"

Reclaman al Ayuntamiento que las convivencias de la hermandad del Rocío de la Macarena no acaben convertidas en botellonas al aire libre

el 30 ene 2012 / 21:06 h.

TAGS:

Una señal de tráfico en el centro de la polémica. A través de una denuncia pública, la asociación vecinal del Casco Norte de Sevilla La Revoltosa ha reclamado al Ayuntamiento que retire con urgencia una señal de prohibido aparcar que, a su juicio, se ha colocado de manera arbitraria en la calle Parras con la única intención de "dar cobertura a las ilegales fiestas cofrades" que se celebran en la casa de hermandad del Rocío de la Macarena.


Según sostienen estos vecinos, la hermandad rociera se ha valido de "las importantes influencias que tiene en el nuevo gobierno municipal" para lograr que el Ayuntamiento les colocara el pasado noviembre esta señal que, entienden, ha sido "puesta en completo fraude de ley para dar cobertura a la ilegal ocupación del espacio público por estas fiestas ilegales".


Muchas de estas fiestas, donde "los miembros de la hermandad consumen la bebida y la comida del ambigú instalado en su interior", acaban trasladándose a la vía pública, ocupando la acera y la calzada del frontal de la casa de hermandad, montándose "un auténtico botellón donde suele ser habitual el canto, las palmas y el toque de guitarra y del cajón flamenco". La Revoltosa entiende que la instalación de esta placa de "salida de emergencia", colocada en la fachada de la casa de hermandad, y cuya prohibición alcanza a 4 metros, se ha hecho con la intención de "garantizarse los días de fiesta la reserva del espacio de la acera y la calzada".


La asociación vecinal mantiene que ha recibido "continuas quejas del vecindario", no sólo por las "molestias de ruido y suciedad que provocan las fiestas", sino por la pérdida de una plaza y media del escaso aparcamiento que hay en la calle como consecuencia de "una actuación municipal llena de arbitrariedad, nepotismo y amiguismo".


En declaraciones a este periódico, el hermano mayor del Rocío de la Macarena, Antonio Neira, reconoció que estas "convivencias" se celebran una vez al mes, que acaban como muy tarde a las 19.00 horas, y que siempre están guiadas por un fin benéfico con destino a las obras asistenciales de la corporación. Neira, que recordó que llevan más de 25 años en el barrio, admitió que los hermanos que salen a la calle, "como en Sevilla en todos los bares", lo hacen para poder fumar ya que en el interior del local se respeta la norma antitabaco. Además asegura que, a pesar de la prohibición que marca la señal, en ocasiones se encuentran coches aparcados encima de la acera, lo que impide el acceso al local de carritos de minusválidos y coches de bebés.

  • 1